El fabricante británico de vehículos todo terreno cumplió la renovación de su gama de modelos antes de que termine el 2020 y el último en recibir una actualización a profundidad fue el Discovery, un vehículo posicionado como un ejemplar de lujo preparado para ofrecer libertad y diversión fuera del asfalto, pero sin dejar a un lado la comodidad que busca quien requiere transporte en la ciudad.

Segundo aire

Las dimensiones generales del Discovery se mantienen intactas ya que el equipo de desarrollo centró su atención en restarle años a su aspecto para hacerla atractiva a clientes más jóvenes.

La evolución de su diseño respetó detalles puntuales como el cofre que se extiende hasta las salpicaderas, el techo escalonado y un pilar C de grandes dimensiones. Las luces ahora de LED, tienen el sistema de iluminación diurna; las calaveras también adoptan diodos luminosos.

Las formas de ambas fascias se suavizaron dando la impresión de una mejor conducción del aire gracias a sus líneas redondeadas. Las entradas de aire también fueron retocadas aumentando su tamaño y colocándolas más cerca de las esquinas. Para el nivel R-Dynamic se reservan algunos embellecedores en los tonos Gloss Black y Shadow Atlas.

Land Rover

Refinado interior

Land Rover asegura que la posición de manejo dominante y la excelente visibilidad en cualquier ángulo se mantienen sin cambios. La habitabilidad para siete pasajeros se benefició de un reordenamiento del espacio interior y con la adición de sistemas y mejoras tecnológicas como la pantalla táctil Full HD de 11.4” que alberga al sistema Pivi Pro. 

La conectividad se proporciona mediante tecnología dual-sim, con dos módems LTE que permiten que el sistema lleve a cabo múltiples funciones al mismo tiempo, como la transmisión de medios y la descarga de actualizaciones de software por aire (SOTA), sin comprometer el rendimiento. 

Otros elementos para el interior son un Head Up display a color, plataformas Android Auto y Apple CarPlay así como un filtro de aire para partículas PM 2.5.

Bienvenida híbrida

La oferta de motorización comienza con un propulsor de 4 cilindros de 300 caballos de potencia la que le siguen 6 cilindros en línea turbocargado con 355 hp y 368 lb – pie. 

En otros mercados también se dispondrá de dos turbodiésel con 249 y 300 hp. Todos los bloques de 6 cilindros fueron mejorados gracias a la hibridación.

marcos.martinez@eleconomista.mx