En alguna ocasión un ajustador me platicó sobre el grave peligro que corremos los conductores de no tener contratado un seguro automotriz. Una noche recibió el reporte de un siniestro y debía acudir a prestar el servicio. El auto asegurado era un sedan, último modelo, de una marca de lujo, que estaba detenido ante la luz roja del semáforo. Mientras esperaba al cambio de señalización, una camioneta tipo pick up se quedó sin frenos y se impactó en la parte trasera. 

Los ocupantes de ambos autos resultaron ilesos solo que la unidad que estaba detenida fue declarada como pérdida total debido al severo daño mecánico cuya reparación representaba un alto porcentaje de su valor. 

Desafortunadamente el pick up no tenía contratado ningún tipo de seguro por lo que el conductor tuvo que enfrentar el pago de daños que ascendía a casi un millón de pesos. Luego de varias horas en el lugar del accidente, ambas unidades y sus conductores fueron presentados ante la autoridad corresponiente, en este caso el Ministerio Público, para deslindar responsabilidades y garantizar el pago de los daños.

Finalmente el ajustador se retiró en la mañana del día siguiente y dejó el asunto en manos de los abogados de la compañía. Tristemente el responsable había quedado detenido con la obligación de pagar casi un millón de pesos y sin los recursos económicos para poder hacerlo.

Este tipo de casos pueden repetirse a diario y de ahí la importancia de ser consciente de contratar y contar con un seguro de auto, pero también de vida, de casa o médico. Todos ellos, a excepción del de vida, son la mejor forma de no perder nuestro patrimonio formado a lo largo de los años; en el caso del de vida aseguramos una cantidad de recursos económicos para nuestros beneficiarios, que pueden ser nuestros hijos o cónyuge. Además podemos configurar el seguro automotriz de acuerdo a nuestras necesidades y presupuesto con pólizas adicionales como la de Robo Parcial o Daño a llantas y rines

En todos los casos hay que leer cada una de las cláusulas que conforman a este contrato para que no pasemos corajes como al reclamar el pago por el robo de la computadora del auto confiados porque tenemos la llamada Robo Parcial cuando esta, en su listado de autopartes cubiertas, no la tiene.  

marcos.martinez@eleconomista.mx