La semana del arte en la Ciudad de México, del 5 al 9 de febrero, se avecina con más ferias de diseño, arte moderno y contemporáneo que nunca. La de mayor peso por el poder de su convocatoria, Zona Maco, ha sido germinal para esta detonación de la oferta creativa en nuestra capital, tanto como ha sido fundamental la participación de los distintos eventos que, durante estos cinco días de actividades, se despliegan a lo largo y ancho de la capital mexicana.

Material Art Fair, Salón Acme, QiPO, No Name y, este año, la incorporación de Bada MX y Feria Maroma, por mencionar los más destacados, han redirigido el centro de gravedad que hasta hace unos años concentraba Maco en el Centro Citibanamex.

Este martes, durante la conferencia de presentación de la edición 17 de Zona Maco, su directora artística, Tania Ragasol, habló sobre la labor de la feria y reconoció la comunión entre participantes para generar una inercia como ciudad que permita atraer a más coleccionistas e instituciones internacionales dedicadas al arte.

“Lo que ha provocado Zona Maco, si bien fomentar el coleccionismo es un motivo originario de la feria, es que la semana del arte se haya convertido en un espacio de encuentro. Cuando digo que la ciudad se pone guapa, me refiero a todas las ferias que suceden a la vez. Hay colectivos que se organizan ellos solos, galerías que no entraron a ninguna de las ferias y que también preparan exposiciones, artistas haciendo fiestas, museos inaugurando cosas; es decir, de verdad la oferta es muy rica y, por supuesto, nosotros trabajamos para hacer de nuestro programa lo más variado, bien hecho y atractivo posible”, explicó.

La comunicación ha sido franca con al menos dos de las principales ferias con más antigüedad en esta ciudad, reconoció, con el objetivo de compartir un circuito escalonado de inauguraciones que permita el flujo continuo de los coleccionistas, galeristas, dealers, representantes de instituciones culturales, artistas y otros involucrados en el mercado provenientes del extranjero.

“Ahí es donde todos estamos de acuerdo. El foco es la ciudad, la oferta cultural, gastronómica y todo lo que se puede llevar a cabo durante estos días”, agregó Ragasol.

Explicó que los cambios en torno al arte contemporáneo a lo largo de los 17 años de existencia de la feria tienen que ver con la conversación en torno a la creación y en la manera en cómo el país proyecta al extranjero hábitos más abiertos de generación, distribución y consumo del arte.

Por primera vez, Zona Maco 2020 unificará todas las ferias que venía llevando a cabo durante el año: Arte Moderno y Contemporáneo, Diseño, Foto y Salón (del Anticuario). Además, debutará la sección Foro, dedicada al impulso de galerías “de media carrera”, las cuales, a través de esquemas de colaboración y un foro abierto como si de un tablero de ajedrez se tratara, cuestionará las arquitecturas tradicionales en las ferias de arte y detonará la interacción y espontaneidad de los creadores que ahí se congreguen.

[email protected]