En una nefasta conferencia de prensa en 1984, la secretaria de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Margaret Heckler, predijo imprudentemente que habría una vacuna contra el SIDA disponible en apenas dos años. Pero una larga serie de intentos fallidos -coronada con un ensayo en el 2007 en el que una vacuna de Merck parecía volver a las personas más vulnerables a la infección- instaló una sombra sobre la investigación de una inmunización contra el SIDA que ha llevado años deshacer.

Un ensayo clínico del 2009 en Tailandia demostró que era posible prevenir la infección con VIH en los seres humanos. Desde entonces, los descubrimientos han apuntado a vacunas aún más poderosas que emplean anticuerpos que combatan el virus.

Ahora, los científicos creen que está al alcance una vacuna con licencia para ser comercializada. Conocemos la cara del enemigo , dijo el doctor Barton Haynes, de la Duke University, en Carolina del Norte, y director del Centro de Inmunología para una Vacuna contra el VIH/SIDA (CHAVI por su sigla en inglés) y quien delineará el avance en la investigación de una vacuna contra el VIH en la conferencia del 2012 de la Sociedad Internacional del SIDA, que se realizará en Washington, entre el 22 y el 27 de julio.

El CHAVI fue financiado por el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID), fundado en el 2005 para identificar y superar los obstáculos en el diseño de vacunas contra el VIH. El financiamiento del NIAID al CHAVI finalizó en junio, pero ayer se avisó que se renovarán las aportaciones por otros siete años, empezando con 19.9 millones de dólares para este primer año.

PRIMERA SEÑAL DE ESPERANZA

El VIH es un blanco móvil que constantemente genera versiones diferentes de sí mismo. Es un virus especialmente perjudicial porque ataca el sistema inmune, precisamente, el mecanismo que el cuerpo necesita para defenderse.

Pero gracias a los medicamentos que pueden controlar el virus durante décadas, el SIDA ya no es una sentencia de muerte.

Las nuevas infecciones han disminuido 21% desde el pico de la pandemia en 1997 y los avances y la prevención prometen reducir la tasa aún más.

Con todo, unos 34 millones de personas están infectadas con VIH en todo el mundo. Y con 2.7 millones de nuevas infecciones sólo en el 2010, los expertos indican que una vacuna es todavía la mejor esperanza para erradicar el SIDA.

Se ha trabajado en una inmunización por casi tres décadas, pero no fue hasta la aparición del ensayo clínico del 2009, que incluyó a más de 16,000 adultos en Tailandia, que se obtuvo algún indicio de éxito.

El estudio tailandés evaluó las vacunas Alvac de Sanofi y Aidsvax, creada por Genentech. Ambas habían arrojado resultados pobres en ensayos individuales. Pero en combinación reducían las infecciones con VIH en 31.2 por ciento.

Según Michael y muchos otros expertos, el resultado no era lo suficientemente grande como para ser considerado efectivo, pero el impacto sobre los investigadores fue enorme, dijo Wayne Koff, jefe científico de la Iniciativa Internacional por una Vacuna contra el SIDA. Ahora se está preparando un ensayo de seguimiento con Sanofi, pero en lugar de Aidsvax los investigadores emplearán una inmunización diferente, con un agente mejorador de Novartis.

Michael espera que los estudios sobre su efectividad a gran escala comiencen en el 2016. La esperanza es tener al menos 50% de efectividad. Ése podría ser el camino para tener la primera licencia de una vacuna contra el VIH en el 2019.

APRUEBAN MEDICAMENTO PREVENTIVO

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos aprobaron el lunes la comercialización del antirretroviral Truvada, el primer tratamiento preventivo contra el SIDA destinado a las personas en situación de riesgo, que se considera contribuirá a reducir el número de nuevas infecciones.

La Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) dio luz verde al antirretroviral del laboratorio estadounidense Gilead Sciences, para reducir el riesgo de transmisión del virus del SIDA en individuos sanos con alto riesgo de ser infectados , precisó en un comunicado.

Truvada, tomado cotidianamente, está destinado a ser utilizado a como profiláctico antes de un contacto con el VIH, en combinación con prácticas sexuales seguras, como el uso de preservativos y otras medidas de prevención para prevenir infecciones de VIH adquiridas por vía sexual en adultos de alto riesgo. Truvada es el primer fármaco aprobado para esta indicación , dijo la FDA.