No fue el mejor concierto de U2 en México. Lo siento. La segunda presentación de la banda en el Foro Sol fue una copia de la primera dedicada a su legendario disco Joshua Tree pero sin el intento de Bono y su “Cielito lindo”.

Bono apeló a la “buena onda”, dijo lo que todos querían escuchar: “Son héroes” “Viva México” y frases que la gente repite en un largo discurso, del que un señor a mi; Aldo opina: “Suena muy chairo Bono, ¿no?; mientras el líder de U2 seguía con “el pueblo vencerá” y “La Paz del mundo” con algún eco de la gente e imágenes de mujeres de negro con veladora en mano en la gigantesca pantalla.

Pero Bono se esfuerza y quiere que la gente grite pero tiene poco éxito; sí, por momentos le hacen caso, pero en general piden más música y menos discurso.

Por momentos, de la nada, la gente comenzó a gritar un tímido  “México! México” pero se apaga entre rechiflas y uno que otro puto. Extrañe la ola.

Cientos de celulares en el aire, la gente está más preocupada por grabar y tomar fotos pa'l face, que en verdad disfrutar de la guitarra de The Edge y del concierto, de la que sin duda es una de las mejores bandas del planeta.

Por supuesto que U2 cumplió con lo que su público, adulto contemporáneo acompañado de hijos pequeños y adolescentes, quería escuchar, es por ello, tal ves que no hubo tanto brinco, grito y mucho menos una gran euforia rockera. 

Hasta Noel Gallagher, el abridor, parecía uno de esos músicos de bar comercial que nadie pela; todos aprovechan para ir por una cerveza doblete de 100 pesos, un wiski de 100 o un vinito de 60 pesos aunque se agradecen algunos hits de antaño.

Pero antes de que me sacrifiquen por opinar de U2 y su segundo concierto; no es que haya estado mal, por supuesto que no, una banda como la de Bono sabe su trabajo y su poder en el escenario, pero en México hemos visto mejores espectáculos del grupo, basta recordar su tour 360° en el Estadio Azteca.

“No hay mal que por bien no venga”, dijo Bono en su spanglish mientras pedía estrellas y la gente prendió sus celulares (el encendedor es cosa del pasado) y grito “ustedes son los héroes y le enseñaron al mundo muchas cosas”.

“Sunday Bloody Sunday”, “Pride” temas de Joshua Tree, nombre de la gira; éxitos como “Elevation”, “One” y hasta “Beautiful Day”  fueron parte de un largo concierto de dos horas que conquistó a los fans de la banda irlandesa, que según cálculos oficiales repitió los 65,000 asistentes.

Bono toca su armónica habla de los dreamers en Estados Unidos, de Trump, obvio pero pocos le entienden y le aplauden, de pronto, el discurso del líder de U2 se convierte en repetitivo y se olvida de explotar arriba del escenario; tanto, que tras una hora,  algunas parejas se van del Foro Sol bajo la mirada de tres lunas rojas que embellecen el próximo vídeo del concierto que saldrá pronto en DVD y que se verá espectacular como sucede en las redes sociales con tantas y tantas selfies del concierto.

1,2,3... 14 y comienza uno de los mejores momentos del concierto; por fin la gente grita, baila y se sacude el letargo para ver a un Bono en plenitud. Rock and roll, ladies y se descalzan las señoras, un señor se levanta del suelo mientras un chamaco va por el próximo wiskito pues esto ya va a terminar.

No supe si volvió a salir Carmen Aristegui en la pantalla del concierto o Carmen Salinas o  la súper perrita Frida ( a ella sí le hubiera aplaudido) para “Ultra Violet”; yo y muchos más ya  corríamos a la salida con U2 de fondo y con la sensación de que el segundo concierto no fue del todo el espectáculo que mucha gente esperábamos (o ya estoy viejito) por ahora, Bono y compañía, le quedaron debiendo a México... ya vendrá una nueva oportunidad para que nos vuelvan a sorprender como casi siempre lo hacen.

[email protected]