Para Érica, Alejandra y Araceli, vivir su maternidad en prisión les ha permitido dedicarle más tiempo al cuidado y necesidades de sus pequeños, a pesar del entorno adverso en el que se encuentran.