Relámpagos. Mujeres latinoamericanas es una obra que se realizó con apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) en el 2018, cuando Paolina Orta se propuso trabajar en un ejercicio colectivo en el que participaron solamente mujeres creadoras de títeres, productoras, directoras y dramaturgas que apoyaron con la realización de este proyecto a partir de la poesía de cuatro escritoras latinoamericanas.

Clarice Lispector (Brasil), Rosario Castellanos (México), Alejandra Pizarnik (Argentina) y Delmira Agustini (Uruguay) revelan su ser más íntimo, ilustrado a través de sus escritos y llevan sus universos a manifestarse mediante expresiones que reflejan elementos de la naturaleza.

“Investigamos los poemas de estas mujeres; para nosotras encontrar la forma de darles una reinterpretación visual fue a través de los títeres. Dentro de la búsqueda, lo que queríamos era presentar los cuerpos de mujer con cabezas de animales, nuestra intención era formar criaturas teriantrópicas y lo que nos llevó a pensar qué animal le podía quedar a cada una de ellas”, comentó la directora en entrevista con El Economista.

Clarice Lispector, poeta y novelista ucraniana-brasileña, reconocida por obras como La pasión según G. H. y La hora de la estrella, tiene la cabeza de un pez “porque pensamos que ella es muy profunda, con una palabra cotidiana ella puede llevarte a una pregunta sobre tu existencia”, describió Paolina Orta.

Asimismo, la poeta y escritora mexicana Rosario Castellanos —cuyas novelas Balún Canán y Oficio de tinieblas son piedras angulares de la literatura mexicana— es representada como una liebre “porque ella es más una mujer de tierra, de razón, una mujer que se cuestiona y se preocupa por lo que les sucede a las mujeres terrenalmente; ella aportó mucho al feminismo en nuestro país”, destacó Orta.

La poeta uruguaya Delmira Agustini “es loba porque ella escribió más poesía erótica en principios del siglo XX y fue algo súper revolucionario, ella era incómoda en grupos de poetas de esa época en Uruguay. Una mujer que habla sobre el cuerpo y el placer femenino era algo muy fuerte. A ella le pusimos una cabeza de loba en la que se refleja toda la sensualidad que pueden tener los lobos con la luna llena”, dijo la directora. La obra de Agustini está marcada con El libro blanco y Cantos de la mañana.

“A Alejandra Pizarnik le hicimos una cabeza de pájaro; como es la primera poeta maldita, ella siempre estaba buscando la libertad de esta realidad, ella iba a mundos más oscuros, para ella la libertad era escribir”. Pizarnik es una escritora y traductora argentina reconocida por obras poéticas como Un signo en tu sombra y Los trabajos y las noches, además del relato La condesa sangrienta. En su obra transita la figura de la femme fatale, tomada de la poesía de Charles Baudelaire.

El Centro Cultural del Bosque abrirá su primera temporada de la obra Relámpagos. Mujeres latinoamericanas en la sala Xavier Villaurrutia; será codirigida con Karina Hurtado y producida por la compañía Teatro de la Materia, del 16 de enero al 9 de febrero los jueves y viernes a las 8 de la noche, sábados a las 7 de la tarde y domingos a las 6 de la tarde.

[email protected]