Ante el comienzo de la temporada de lluvias y ciclones tropicales, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) implementó en 13 estados del país el Programa de Prevención de Desastres en materia de Patrimonio Cultural (Previnah), para la protección de las zonas arqueológicas, monumentos históricos y museos bajo su custodia, a fin de hacer frente a cualquier contingencia que pudiera presentarse.

Según el Servicio Meteorológico Nacional para esta temporada que se prolongará hasta el 30 de noviembre se pronostican alrededor de 30 ciclones, 16 de estos en el océano Atlántico y 14 en el Pacífico, de los cuales poco menos de la mitad podrían alcanzar la intensidad de tormenta tropical.

Estos huracanes pudieran afectar el patrimonio cultural del país a consecuencia de los fuertes vientos y precipitaciones, lo que podría provocar la pérdida de cubiertas de monumentos en zonas arqueológicas, filtraciones de agua en estructuras y saturación de agua en losas de monumentos históricos y museos , comentó Humberto Carrillo Ruvalcaba, coordinador nacional de Centros INAH.

Para prevenir cualquier riesgo, dijo, se puso en operación el Previnah en 13 entidades con mayor probabilidad de ser afectados por la temporada de lluvias y ciclones, particularmente las cercanas a las costas, como Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Guerrero, Nayarit, Oaxaca, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Chiapas, Nuevo León y Colima,

Humberto Carrillo detalló que algunas de las medidas implementadas mediante dicho programa, que desde 2002 se lleva a cabo en coordinación con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), destacan el mantenimiento de los desagües y drenajes para evitar el azolvamiento en zonas arqueológicas, la poda de árboles, la protección de taludes, plataformas y áreas de excavaciones con lonas y redes de pescar.

Asimismo, se consolidan estructuras, se quitan elementos de riesgo como pastos, hojas secas, troncos y rocas, y se construyen barreras de protección para evitar deslaves y erosión.

En cuanto a monumentos históricos, algunos de los cuales son sede de museos, continuó el coordinador de Centros INAH, se hace la impermeabilización de techos y el mantenimiento integral de los sistemas de drenaje; además de la reparación de fisuras y grietas para evitar filtraciones, la realización de aplanados y aplicación de pintura en fachadas y muros para reducir los riesgos de desmoronamiento, así como la poda de hierba que crece en muros y techos, para prevenir la humedad.

Algunas de las principales zonas arqueológicas en las que llevan a cabo estas acciones preventivas, dada su cercanía con la costa, son: Xcalumkin, Santa Rosa Xtampak, Chunhuhub, Hormiguero, Chicanná, Hochob y Dzibilnocac, en Campeche; Chichén Itzá, Uxmal, Dzibilchaltún y Sayil, en Yucatán; XCaret, Tulum, Xel-Ha, El Rey y Cobá, en Quintana Roo.

Además de Comalcalco, en Tabasco; Tres Zapotes y Castillo de Teayo, en Veracruz; Toniná, Palenque y Yaxchilán, en Chiapas.

Carrillo Ruvalcaba comentó que desde el mes pasado se comenzó la implementación del Previnah, cuya efectividad se pudo ver el pasado 30 de mayo en la Zona Arqueológica de Cholula, en Puebla, cuando se registraron fuertes lluvias, que no provocaron daños relevantes en el sitio, debido a las acciones de prevención tomadas, como el mantenimiento a drenajes y coladeras .

Otras de las acciones que ayudaron a evitar afectaciones en el sitio, fue el bombeo para el desalojo del agua acumulada en espacios donde no fluye ésta de manera natural, y la colocación de tapas para prevenir el ingreso de agua hacia el sistema de túneles de exploración en el interior de la Gran Pirámide .

El coordinador de Centros INAH agregó que con estas tareas llevadas a cabo en el marco del Previnah, se evitó que el agua se filtrara hacia las áreas del interior de la pirámide donde hay pintura mural, o en los espacios de excavación arqueológica, y que por exceso de humedad hubieran podido colapsar.

Finalmente, Humberto Carrillo resaltó la importancia del Programa de Empleo Temporal, impulsado de manera conjunta por el INAH y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), en las labores del Previnah, al propiciar la generación de ocupación para las poblaciones aledañas a los sitios arqueológicos y monumentos históricos, en trabajos preventivos, de mantenimiento y limpieza de estos lugares.

Patrimonio arqueológico de Campeche sin daños por temporada de incendios

Luego de que concluyera la temporada de incendios forestales en Quintana Roo, durante la cual resultaron dañadas más de 70 mil ha, el INAH en la entidad reportó que ninguna de las zonas arqueológicas fue afectada, pese al registro de algunos siniestros en las cercanías de éstas.

Adriana Velázquez Morlet, directora del Centro INAH-Quintana Roo, informó que aunque se presentaron algunos incendios en áreas aledañas a los sitios de Chakanbakán, Kohunlich y Dzibanché, ninguno sufrió daños gracias a que fueron combatidos oportunamente.

Entre las medidas tomadas en los sitios arqueológicos, dijo, destacaron la apertura de brechas cortafuego y líneas negras en torno a las poligonales de las zonas, así como la realización de trabajos de limpieza para eliminar total o parcialmente vegetación seca que pudiera convertirse en combustible.

En el marco del Previnah, el Instituto trabajó cercanamente con su personal de custodia, así como con las autoridades ejidales y municipales de las comunidades vecinas a las zonas arqueológicas, para que con la debida oportunidad y respetando el período de quemas autorizado por el Gobierno de Quintana Roo en cada municipio, se mantuviera un monitoreo permanente de las parcelas cercanas a los sitios prehispánicos , concluyó la arqueóloga Adriana Velázquez.