Las ofrendas dispuestas a lo largo de las calles del pueblo de Tepotzotlán convierten al pueblo en una fiesta para los que ya no están. Los símbolos de nuestros antepasados como el jaguar y el tzompantli se mezclan con los símbolos que trajo la iglesia católica y con nuestro presente.