A seis días del inicio de Río 2016, el agua de las albercas olímpicas extrañamente ha cambiado de tonalidad hacia un verde oscuro. El comité organizador de Río no ha explicado el motivo, pero en la mente de los atletas permean las dudas al respecto de que las aguas de Río de Janeiro se encuentran contaminadas. ¿Qué tendrán las aguas?