A 27 meses de la desaparición de los jóvenes normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, amigos y familiares de los 43 estudiantes realizaron la mañana de este lunes una procesión rumbo a la Basílica de Guadalupe, donde asistirían a una misa privada, aunque no se contaba con que aproximadamente 500 personas los acompañasen desde la ex glorieta de Peralvillo hasta la entrada del santuario, donde mostraron su descontento por la falta de respuesta del Gobierno frente al caso.