El periodo de descanso decembrino debería incidir favorablemente en la salud y eliminar cualquier tipo de estrés que durante el año fue la constante para muchos mexicanos y en general para todos, pero no siempre es así.

El estrés tanto agudo como crónico constituye el mal del siglo XXI: hoy en día todos vivimos estresados, pero en periodos prolongados puede traer graves problemas a la salud física y mental, tales como depresión y hasta perder la vida.

Hoy todo el mundo habla del estrés y sus consecuencias, todos vivimos estresados; sin embargo, el estrés no es malo en sí. El doctor Sigfrido Miracle, jefe de Endocrinología del Centro de Inmunología Avanzada del Hospital Ángeles, explicó que es la respuesta no especifica del organismo a cualquier demanda exterior. El organismo cuando se ve amenazado, ya sea física o psicológicamente, va a responder a la amenaza, que es un proceso de adaptación .

Aquí debemos entender las partes más básicas del ser humano, nosotros como especie comenzamos hace cientos de miles de años y nuestras prioridades eran muy diferentes, no se enfocaban en buscar un trabajo, conseguir una mejor casa o trabajo, irnos de vacaciones o demás, simplemente necesitábamos sobrevivir; si sale el tigre, el tigre me come y ese era el problema con que lidiar .

Miracle advirtió que aunque hoy en día ya no está el tigre que nos quiere comer, de todas maneras nuestro sistema sigue esperando que venga, ese tigre hoy en día es el trabajo, la economía, el dinero, estudiar, problemas familiares, y nuestro cuerpo sigue esperando que ese tigre nos aceche y por eso estamos teniendo grandes problemas .

Así, el estrés en su más básica definición es la capacidad de adaptación del ser humano para luchar o huir. Para identificarlo, existen tres etapas:

Primero, tenemos una etapa de alarma. En este primer acercamiento con el estrés se secretan hormonas para restaurar la homeostasis (el equilibrio interno que te permite vivir), de tal manera que te prepara para luchar o huir.

Después viene un periodo de resistencia: Tengo estrés, hice cambios y en condiciones ideales ese estrés se soluciona y regreso al estado que tenía antes .

El problema es cuando ese estrés es constante o se perpetúa. Cuando ese problema no se resolvió y está día con día afectando, cuando esa infección no se curó o la tristeza es incesante, tengo efectos indeseables en forma de disfunciones físicas o psíquicas.

La depresión es una de ellas, esta enfermedad se relaciona con problemas autoinmunes o endocrinos; este padecimiento no es solamente un paciente triste. Si partimos de que muchas veces el paciente deprimido no busca atención médica, porque el paciente o quienes lo rodean no creen que sea una enfermedad. Cuántas veces hemos escuchado ‘Estoy deprimido. Ah, pues échale ganas’, esto se vuelve un grave problema , expresó Miracle.

Una persona tiene tantas posibilidades de salir de la depresión echándole ganas, como tiene posibilidades de salir de una apendicitis echándole ganas.

Y el paciente que está deprimido mañana va a tener un problema inmunológico o endocrinológico.

Todo está relacionado con un sistema complejo que se tiene que atender de manera integral, por ello además de atender un trastorno psiquiátrico, debemos asociarlo más allá y entender que el síndrome de estrés postraumático (tan en boga por las guerras, conflictos e inseguridad), el ataque de pánico, la fibromyalgia o el síndrome de fatiga crónica (que también hoy en día es tan diagnosticado), entre otros, tienen consecuencias graves , explica el experto.

Alerta a los suicidios en épocas Decembrinas

En México, los adolescentes entre 14 y 19 años son el sector con mayores intentos de quitarse la vida y la época decembrina debe mantener en alerta a las autoridades del sector salud ante el incremento de la depresión y los intentos de suicidio que se dan , advirtió el diputado federal Rubén Benjamín Félix Hays.

El integrante de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados indicó que se deben realizar campañas motivacionales para la juventud mexicana y de información para que los padres conozcan los síntomas de la depresión, enfermedad que puede empujar al intento de quitarse la vida.

Es necesario que la gente sepa que la tristeza, el enojo, la falta de interés, el aumento o disminución del apetito, el insomnio, dormir todo el día, el cansancio, los sentimientos de culpa o de soledad, así como los pensamientos suicidas, son síntomas de la depresión.

En este sentido, el diputado comentó que los reportes de la Secretaría de Salud de más de 14,000 intentos suicidas al año en México son motivados por problemas de salud, escolares o laborales, la muerte de un ser querido, violencia sexual, baja autoestima, estrés, problemas económicos, bajos ingresos, falta de pareja, entre otros.

[email protected]