Hace año y medio, los actores y productores Sonia Couoh y José Carriedo decidieron participar en un proyecto inspirador y arriesgado: programar la nueva Sala B de La Teatrería, dedicada a apoyar proyectos independientes y propositivos. Sin embargo, se toparon con la realidad económica del ambiente cultural en México: hacía falta apoyo para promover el arte, sobre todo cuando ese arte teatral no tiene un lado comercial, por lo que tuvieron que aplicar para una beca de coinversión del FONCA de apoyo a espacios independientes, la cual obtuvieron para este año.

Me pareció muy interesante el proyecto cuando me lo propusieron, porque era un una oportunidad para desempeñarnos como actores para el tipo de teatro que hacemos, que es de tipo cultural e íntimo. Por la configuración del espacio y el tipo de teatro se vuelve complicado este quehacer porque las compañías deben pagar una garantía al espacio y hacer difusión. Gracias a la beca podremos apoyar varios proyectos, precisamente con la renta del espacio y la difusión , comenta Sonia.

Para José Carriedo, el proyecto de la Sala B es oxígeno puro pues considera que, como país, nos encontramos en un momento donde se requiere la reflexión que proporcionan estos proyectos independientes. El teatro es un espejo de la sociedad, contiene todo lo que la sociedad no puede aguantar y se convierte en teatro y en arte. Este tipo de espacios no abunda, justo por la falta de atención de todo un gobierno a la cultura .

José ahonda en el tema de las políticas culturales: La reforma educativa es incongruente, se utilizan recursos para reprimir maestros y sus marchas y para obligar a que se capacite al magisterio, pero se le quita 40% de presupuesto a la cultura. Y la salud y el deporte están por la calle de la amargura. Se habla de reformas a la educación pero sin cultura, deporte y salud; sí esta cabrón. La cultura se ve como una especie de lastre. Esta beca de apoyo a espacios independientes, creemos que es el futuro .

Por último, concluye: El arte es la revolución. Es el verdadero bastión que necesita nuestro país. Y La Teatrería está albergando ese arte .

A Sonia y a José los acompaña en la administración de la Sala B, la actriz y productora Maricarmen Núñez Utrilla. Es increíble que cada vez haya más teatreros, más gente que tiene cosas que decir, y los espacios cada vez son menores , comenta.

Tanto José como Sonia y Maricarmen saben que la beca no lo es todo, los grupos teatrales tienen una responsabilidad también. El subsidio no servirá si el público no apoya el trabajo de los creadores, quienes deberán crear un diálogo con los espectadores y engancharlos en su discurso y su trabajo. El trabajo de un teatrero es que el público vea tu trabajo, antes de eso, el trabajo está incompleto , finalizó Maricarmen.

La Sala B presentará obras de diversa índole a lo largo del año, no todas contarán con el apoyo de la beca FONCA, pero los grupos del interior de la República sí contarán con esta ayuda, como: Teatro Bárbaro de Chihuahua, que este lunes 23 de enero arranca con la obra La fe de los cerdos; Grupo Tehuantepec de Oaxaca, Inmigrantes Teatro de Tijuana, El vaso teatro de Michoacán, Colectivo Alebrije de León, Teatro al vacío de la CDMX, entre otros.

Para más información sobre la programación de la Sala B de La Teatrería (Tabasco 152, colonia Roma), visita la página www.lateatreria.com.

@fausto_ponce