Con temas como el comercio marítimo y la piratería, así como leyendas de la época prehispánica, 150 niños mayas de entre cinco y 14 años de edad son capacitados por historiadores y arqueólogos, con el fin de que próximamente puedan fungir como guías del público que acude a la Zona Arqueológica de Becán y al Fuerte de San José el Alto, ambos en Campeche.

Se trata del programa Niños Guías, impulsado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que se ideó hace tres años y se aplicó por primera vez en el sitio prehispánico de Becán; ahora se amplía a estos dos sitios históricos.

Luego del éxito en la zona arqueológica maya de Becán, en la que más de 20 niños atendieron a 50% de turistas que la visitaron entre semana, y a 80% en fines de semana durante el 2010 y el 2011, dando un total de 14,000 visitantes, ahora el proyecto se extiende a Dzibilnocac y el Fuerte San José el Alto , informó la historiadora Verenice Ramírez, responsable de este programa, que se ejecuta a través del área de Comunicación Educativa de la delegación del INAH en Campeche.

El objetivo -agregó- está enfocado a promover la actividad turística nacional e internacional en ambos espacios, pero sobre todo a fomentar en los niños y niñas el respeto, cariño e interés por el patrimonio cultural que resguardan y del cual son herederos .

EL ORIGEN DE LA IDEA

La idea del fomento turístico cultural de Campeche surgió a partir de la exhibición Mayas. Reyes de la Selva Tropical, que se presentó en el 2008 en museos de las ciudades de Hildesheim y Rosenheim, en Alemania. Los patrocinadores y la curadora germana de dicha exposición, la doctora Inés de Castro, en retribución por el préstamo de piezas de museos del sur de Campeche, decidieron beneficiar a la población infantil.

De esta manera, el apoyo -consistente en uniformes y equipo de cómputo- se destinó a la comunidad de Becán, donde más de 20 niños fueron capacitados durante un periodo de un año con diversas charlas y prácticas de campo en la zona arqueológica.

Este año, por primera vez, el programa Niños Guías se aplica en el área urbana, en la colonia Bellavista, cercana al Museo de Barcos y Armas de San José el Alto, que se alberga desde 1995 en la fortaleza del mismo nombre y que data de finales del siglo XVIII.

El Fuerte de San José el Alto fue edificado como medida de protección y contra ataque al gobierno inglés, que amenazaba con apropiarse de diversos puertos durante la Guerra de los Siete Años (1756-1763) , comentó la historiadora Verenice Ramírez.

El fuerte, dijo, nunca fue atacado por Inglaterra, pero sí funcionó como cuartel de las fuerzas federales durante la Guerra de Independencia (1810-1821); posteriormente fue abandonado, hasta que en 1960, por iniciativa del gobierno federal y con apoyo del INAH, el inmueble fue restaurado, y en 1995 se inauguró como museo con alrededor de 120 piezas de los siglos XVI al XIX, relacionadas con el comercio, la milicia y la religión en Campeche.

Los temas relativos a la historia colonial, características de la fortaleza y arquitectura militar, fueron explicados a 30 niños de quinto y sexto grado de primaria, durante su primera etapa de capacitación como guías, impartida recientemente por especialistas del Centro INAH-Campeche, en la Escuela Lázaro Cárdenas del Río. Durante la enseñanza, los niños fueron instruidos en el acervo que resguarda el Fuerte de San José el Alto.