No es casualidad que un país como Rusia, enorme, antiguo, lleno de historia en cada rincón de su geografía, tuviera autores como Chéjov, Tolstoi, Gorki, Maiakovski y por supuesto al más grande: Fiodor Dostoevsky. Todos con una visión oscura de la vida, leerlos es un peso sobre el pecho. Nada más deprimente que ser ruso. Por eso inventaron el vodka.

Ese cliché se lo sabe bien Andrey Zvya ngintsev y por eso sus películas apelan a ese lado umbrío de la psique de su país.

Todas las películas de Zvyangntsev son pequeñas sinfonía mortuorias. Y todas son magníficas: El regreso, Leviatán, y ahora Sin amor, estreno de esta semana, merecen verse más de una vez, aunque sean tan inquietantes. Un réquiem que resuena durante días.

Sin amor es la historia de la nueva Rusia, la Rusia capitalista, la de Vladimir Putin. Dije arriba que el más grande es Dostoevsky pero Sin amor más bien parece escrita por Anton Chéjov.

Esta es la historia de un niño que ni siquiera aparece en la mayor parte de la película. Chéjov tenía este modo de escribir donde su personajes principal no necesariamente es el que más habla o más aparece. A veces el lector se da cuenta de quién es el protagonista hasta que ya ha terminado de leer el cuento.

Alyosha (Matvey Novikov) desaparece de su casa y sus papás ni siquiera hacen un.esfuerzo serio para buscarlo. La madre está más interesada en destruir a su casi exmarido en el juicio de divorcio y en depilarse la vulva que en su hijo, al cual tuvo porque… pues porque sí, porque hay que tener hijos. Pero claramente no lo ama. Yo también habría desaparecido.

Hay una búsqueda policial que descubre poco o nada. Mientras los padres de Alyosha se van a la yugular mutuamente, dioses, qué horror. Es doloroso de ver.

El título de la cinta, Sin amor, claramente se refiere al niño pero no solo a él. Ni la madre ni el padre conocen el amor. Aunque ella ya tiene una nueva relación, la trama nos develará lo que es la verdadera soledad de esa mujer. ¿Es Rusia una sociedad que ha perdido el sentido? ¿Ya no hay amor en Rusia?

Sin amor no es una cinta para comer palomitas y echar relajo. Uno sale del cine con cierta depresión. El final es enigmático y devastador. Me explico: ¿habrá aparecido Alyosha? Hay un misterio ahí y la escena final puede darnos una pista. O no sé. ¿Qué significará? Yo tengo mi teoría. Es devastador por la soledad que revela: la clase media rusa está más preocupada por sus cosas que por su familia. Y por supuesto ahí no hay amor.

[email protected]