En México mueren diariamente más de 400 personas por diabetes mellitus, enfermedad que constituye la tercera causa de fallecimientos en el país.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), tan solo el año pasado ese padecimiento ocasionó el deceso de 151,214 personas, cifra que representó 13.8% del total nacional y constituyó un incremento de 44.90% comparado con el registro de 2019, cuando fueron 104,354.

De hecho, es la segunda causa de muerte de mujeres. El año pasado se registraron 72,173 casos, 37.07% más que los 52,543 registrados en 2019.

En hombres, es la tercera causa de muerte. El año pasado ocurrieron 79,039, mientras que en 2019 fueron 51,711, es decir, aumentó 52.84 por ciento.

Los registros indican que esa enfermedad es la segunda causa de muerte de personas de entre 45 y 64 años de edad.

Las cifras históricas de la diabetes mellitus muestran que en 2011, México tenía una tasa de defunciones por cada 10,000 habitantes de 7.0, la cual se incrementó a 8.2 en 2019 y 8.6 en 2020.

Hay que poner a las tecnologías de la información al servicio del paciente diabético: María de Jesús Salido

La directora general de la plataforma de salud SocialDiabetes María de Jesús Salido, expuso que, a escala mundial hay mucha investigación sobre medicamentos, drogas y tratamientos farmacológicos, para atender a los pacientes con esa enfermedad, pero al tratarse de una condición crónica, su salud depende de las decisiones que toman día con día, por lo menos cada que comen.

Por ello, indicó, dejar en manos de los pacientes el control de la enfermedad, sin darles herramientas para que les ayude a tomar decisiones y sin educación, es como tirar el dinero y los recursos clínicos por la ventana.

Explicó que SocialDiabetes ofrece una App que permite dar seguimiento a los tratamientos contra la diabetes, mediante el monitoreo de indicadores, generación de gráficas, tendencias, alertas y recordatorios.

A través de la plataforma, el personal médico puede visualizar en tiempo real todos los controles y evolución de los pacientes, hacer ajustes en el tratamiento de forma remota y mantener comunicación directa con los pacientes a través de chat y video-conferencia.

Los pacientes con tratamiento de insulina, por ejemplo, pueden obtener ajustes personalizados de sus dosis de insulina a partir de lecturas de glucosa directamente recibida vía bluetooth de sus medidores.

El paciente puede descargar, de manera gratuita, la aplicación Socialdiabetes en su teléfono celular, donde debe introducir su información personal, que permita ir generando los indicadores para el seguimiento de su enfermedad.

La directora dijo que lo relevante es poner herramientas en manos de los pacientes, porque es de quien depende básicamente controlar los hábitos de vida que determinan la evolución de la enfermedad.

En su opinión, la atención de la diabetes es posiblemente la primera que requiere basarse en datos. “Si correlacionamos glucosa en sangre, carbohidratos consumidos e insulina y digitalizas la función del páncreas, entonces es posible tener control sobre la enfermedad”.

Explicó que para gestionar la diabetes un paciente debe seguir tres indicadores: la nutrición, el ejercicio y el tratamiento farmacológico.

Destacó que la diabetes depende de cada caso, pues influyen factores como sexo, horas de comida, tipo de alimentación, además de que cada cuerpo funciona distinto. Eso quiere decir que los tratamientos deben ser personalizados.

diego.badillo@eleconomista.mx