Buscará la comunidad científica del estado de Morelos una inversión gradual de 15 millones en los próximos cinco años, para lograr la aplicación de nanotecnología a sectores que tienen que ver con la industria energética, con la cerámica, la automotriz y la farmacéutica.

El recurso económico que se plantea es para idealmente cumplir las expectativas de la agenda nanotecnológica, que desarrollaría la parte centro-sur del país, en conjunto con el Instituto Tyndall, centro líder de investigación en Europa, dijo Lorenzo Martínez Gómez, Investigador del Centro de Ciencias Físicas de la UNAM.

Tyndall, firma irlandesa, cultiva importantes líneas de desarrollo tecnológico como la nanotecnología, tecnologías avanzadas de comunicaciones, energía, biotecnología y sensores industriales con fuerte impacto en las ramas regionales que se pretenden desarrollar en México.

El investigador destacó que aunque no se consiga la suma total, buscarán bajar recursos económicos y tener apoyo a los proyectos a través del Fondo de Cooperación Internacional para el fomento de la investigación científica y tecnológica entre México y la Unión Europea que opera el Conacyt.

El programa regional de colaboración de Tyndall y la comunidad científica se consolidó luego del Encuentro sobre Nanotecnología, que se realizó en Cuernavaca, Morelos, del 28 al 31 de enero.

El gran beneficio es haber creado una agenda de investigación, basada en las necesidades del estado de Morelos y de la zona centro-sur del país; vamos a trabajar específicamente en soluciones para el desarrollo económico , indicó.

Lorenzo Martínez, investigador nacional de excelencia del Sistema Nacional de Investigadores, informó que en Morelos existe investigación de nanotecnología pero no aplicaciones de esta ciencia.

Por eso, explicó, la idea es dar un salto, un impulso a todos los desarrollos que están en escala de laboratorio y de desarrollo tecnológico para que puedan incidir en servicios, en productos que muevan el desarrollo económico, que creen empleo y que le den competitividad a la economía regional.

En investigación tenemos algunos grupos trabajando, no los que quisiéramos, pero tenemos unas ramas muy avanzadas, en el campo de los materiales y en la biotecnología hay gente de mucho liderazgo mundial , ejemplificó.

Reconoció que orientar todos estos esfuerzos hacia las aplicaciones es una de las grandes tareas que están pendientes en la agenda del país: No podemos decir que tenemos ya el impacto económico, (pero con la inversión necesaria) seguramente lo vamos a tener .

APLICACIONES INDUSTRIALES

Las aplicaciones industriales más promisorias en Morelos tienen que ver con el diseño y síntesis de moléculas a escala nanométrica para surfactantes para la recuperación natural del petróleo (los procesos convencionales dejan en el yacimiento del orden de 60-80% del crudo atrapado entre rocas y arena del yacimiento). Ya hay prototipos de esas moléculas, se están sintetizando en laboratorio y podrían resolver el problema en los pozos que están agotados , aseguró Martínez.

Otra línea de interés está en la construcción de materiales de alta fuerza magnética, capaces de soportar las necesidades en el sector de energías eólicas, para los transformadores, para la parte automotriz -en los coches híbridos- y materiales para telecomunicaciones.

Otra área prometedora está en las cerámicas de alta tecnología, de muy alto valor agregado que requieren del control de la estructura del material a escala nanométrica.

A más largo plazo, pero con grandes expectativas, está la búsqueda de producir energéticos por fotosíntesis artificial, combustibles que no sean generadores de dióxido de carbono, y crearlos mediante electrólisis de agua para producir hidrógeno como combustible, que es más potente que la gasolina y el gas natural y tiene la ventaja de que como desecho sólo libera vapor de agua. Podría ser el combustible limpio que está esperando la humanidad.