“Gracias a quienes me felicitan por haber sido propuesta para dirigir el FCE (Fondo de Cultura Económica)”, escribió Margo Glantz a través de su siempre activa cuenta de Twitter la noche del martes, inmediatamente después de que el economista Esteban Moctezuma, próximo secretario de Educación Pública, la nombrara como sucesora de José Carreño Carlón al frente de la dirección general del grupo editorial del Estado mexicano. Después se disculpó por no atender a los mensajes que le había hecho llegar porque de momento se encontraba fuera del país.

Ese tuit tuvo mucho más que una centena de respuestas, entre ellas, las de usuarios de la red social como Enrique Krauze, quien, entre otros elogios, calificó la decisión de “muy merecida distinción”; Alberto Ruy-Sánchez con un “Bravo Marguito querida”; o el propio José Carreño:

“Te lo digo con todo el cariño y toda mi admiración a esta tu vida colmada de libros. Gran propuesta para hacerte cargo de ésta tu casa”.

Los mensajes de felicitación llegaron por decenas para esa Margo que se unió a la red social en el 2011 y de la que la publicaciones y los tuits compartidos son parte de su rutina diaria, a veces simpática, a veces sarcástica, otras sumamente crítica.

Una vida de letras

Nacida en la Ciudad de México el 28 de enero de 1930, la escritora, ensayista, docente, académica, crítica literaria y tuitera Margo Glantz Shapiro es hija de un matrimonio de inmigrantes judíos ucranianos.

Estudió la licenciatura en Letras Inglesas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Posteriormente obtuvo una maestría en Letras Modernas en la máxima casa de estudios y un doctorado en Letras Hispánicas por la Universidad de La Sorbona, en París.

En los años 50 inició su labor como docente en la Universidad Nacional Autónoma de México, la cual ha ejercido por más de medio siglo, y donde actualmente es profesora emérita. Además ha sido invitada de universidades como las de Yale, Cambridge, Princeton, Harvard, Barcelona y Londres.

Fue elegida como miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua en 1995 y becaria de la Fundación Rockefeller en 1996, así como de la Fundación Guggenheim en 1998.

Es autora de libros de novela, ensayo, crónica y cuento, entre los que destacan Síndrome de naufragios (1984), por el cual obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia, y El rastro (2002), premiado con el Sor Juana Inés de la Cruz, así como Apariciones (1996), Las genealogías (1998) e Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador (2005), entre otros.

Es investigadora emérita del Sistema Nacional de Investigadores desde el 2004, mismo año en el que recibió el Premio de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura.

En el 2010 obtuvo el Premio de Literatura en Lenguas Romances de la FIL de Guadalajara, lo mismo que la Medalla de Oro Bellas Artes. En el 2007 obtuvo el premio Alfonso Reyes, otorgado por el Colegio de México, entre otras distinciones.

Margo Glantz Shapiro se convertirá en la segunda mujer en ocupar la dirección del Fondo de Cultura Económica, después de que lo hiciera Consuelo Sáizar entre el 2002 y 2009.