Porción de la prístina?cuna, de Gustavo Marcovich, quien con este?trabajo ganara el I Premio de Novela Corta Radamés Novelo Zavala, es una obra singular no sólo por ser uno de los peores libros que yo recuerde, sino porque su propuesta literaria, dada su extensión formal, no cabe en los términos novela corta o noveleta, aunque, por su concepto minimalista, va más allá de lo que tradicionalmente se entiende como novela.

Dejo al último las maledicencias del libro para crear un poco de tensión dramática, y me ocuparé de la apuesta que este autor argentino, exiliado?en México desde antes del terremoto del 85 y vecino de Avándaro, Valle de Bravo, viene realizando desde hace varios años.

Porción de la prístina cuna forma parte del cuarteto que inicia con Responsables en?este momento (Premio Nacional de Novela Breve Amado Nervo, ?2012), sigue con El árbitro, que lleva por subtítulo Una prepotente existencia moral, y se completa con Mexicanos por patria y provincia, títulos tomados del incomprensible himno del Estado de México que es motivo?de regocijo para Marcovich y para quien entiende su finísimo humor cáustico, de químico cuyos venenos son más eficaces que los de la bruja Colorines que, me imagino, ustedes conocen.

Porción... como novela minimalista podría ser o no un cuento largo, es, en todo caso, una pieza narrativa inclasificable, vanguardista, adelantada a su época, concebida de manera fragmentaria y en la que no existe un tronco argumental, sino varias tramas que van cobrando sentido en una puesta en escena que va de lo particular a lo universal, partiendo, sí, de un pueblo cualquiera del país, para llegar si no a comprender, sí a visualizar la tragicomedia que compartimos desde la cuna.

Marcovich con unas cuantas pinceladas por capítulo, de un texto de 33 capítulo, y capítulos que, a veces, se conforman de tres párrafos de dos o tres líneas, narra cómo un grupo criminal embosca al ejército, describe varias historias de amor, los negocios de cantina, un secuestro, el asesinato al agiotista del pueblo, un partido de futbol, la cárcel, la política, el Torah, ganar o perder la plaza, el suicido del hombre bueno y el del hombre malo, en un rompecabezas atemporal, contemporáneo, de un costumbrismo sombrío, casi surrealista si no fuera por su realismo atroz.

En Porción... se pueden leer frases como los individuos que caían ante él, en el MP, eran culpables de algo, aunque lo negaran, aunque no lo supieran , la piel es el traje hecho a la medida para viajar en este planeta , Es cierto que le gustaba eso de la tomadera en la cantina, pero, ¿a qué hombre no le gusta? , darle mano a alguien no significa casi nada en comparación a no dársela , Jesús, el Chuy, no contempló que alguien de su propio grupo?podría traicionarlo. Tal vez si hubiera prestado atención a sus clases de catecismo, podría haberlo previsto , El que no dice nada dice mucho, aunque no hay por qué oírlo , Y, como bien aconsejaba su madre, ‘cuando no sepas qué hacer, no lo hagas’ .

¿Por qué entonces es uno de los peores libros que recuerde?

La edición , realizada por el Área de Diseño de la Secretaría de Cultura de Gobierno del Estado de Campeche, sólo en la portada del libro tiene una falta?de ortografía en el título y no aparece el nombre del autor de la novela. En la página legal dice que su ISBN está en trámite , lo que es ilegal. Los interiores no se editaron ni se revisaron, no posee epílogo y cada página es un ejemplo de lo que no se debe de hacer con un texto.?Además, es factible la sospecha?de que sólo se publicaron algunos ejemplares para el autor?y para una posible auditoría al H. Ayuntamiento de Palizada,?Campeche, organizador del certamen en el que sólo podían participar habitantes de ? Pueblos Mágicos .

marcial@ficticia.com