Es una zona de gran actividad sísmica y volcánica que se extiende a lo largo de 40,000 kilómetros. Está situada en las costas del océano Pacífico y se caracteriza por concentrar algunas de las zonas de subducción más importantes del mundo, lo que ocasiona una intensa actividad sísmica y volcánica en las zonas que abarca.