El estetoscopio está en un momento de encrucijada. Quizás más que en cualquier otro momento de sus dos siglos de historia, esta herramienta omnipresente de la profesión médica está en el centro del debate sobre cómo se debe practicar la medicina.

En los últimos años, los sonidos que transmite desde el corazón, los pulmones, vasos sanguíneos y los intestinos han sido digitalizados, amplificados, filtrados y grabados. Hace cuatro meses, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó un estetoscopio que puede reproducir fielmente los sonidos a una aplicación móvil a miles de kilómetros de distancia o enviarlos directamente a un registro médico electrónico, a través de algoritmos ya existentes que pueden analizar los indicios recogidos por un estetoscopio y ofrecer un posible diagnóstico.

Pero, si todo esto representa el renacimiento de la posibilidad de diagnóstico o el estertor de un dispositivo obsoleto, es un tema de discusión en el ámbito de la cardiología. El uso generalizado de ecocardiogramas y el desarrollo de dispositivos de ultrasonido de bolsillo están planteando preguntas acerca de por qué los médicos continúan con auriculares y un tubo de goma alrededor de sus cuellos.

El estetoscopio está muerto , dijo Jagat Narula, cardiólogo y decano asociado en la Escuela de Medicina de Icahn en el Hospital Mount Sinai de Nueva York. La era del estetoscopio se ha ido .

W. Reid Thompson, profesor asociado de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins está en desacuerdo. No hemos llegado al punto, y probablemente no lo estaremos por mucho tiempo , en el que escuchar los sonidos del cuerpo se sustituya por la imagen. Es valioso , dijo.

Una cosa en la que ambas partes están de acuerdo, sin embargo, es que los médicos no son muy buenos en el uso estetoscopios - y no lo han sido durante mucho tiempo.

En 1997, los investigadores examinaron lo bien que 453 médicos en formación y 88 estudiantes de medicina interpretaban la información obtenida a través de un estetoscopio. De acuerdo con su estudio, tanto los alumnos de medicina como los internos tenían una tasa de identificación preocupantemente baja durante 12 eventos cardíacos frecuentes .

Diecinueve años después, otro equipo trató de determinar en qué punto los médicos dejaban de mejorar en su auscultación - el arte de escuchar al cuerpo para detectar la enfermedad. La respuesta: a partir del tercer año de la escuela de medicina.

Peor aún, escribieron los investigadores en la revista Archives of Internal Medicine, esa habilidad puede disminuir después de años en la práctica, lo que tiene implicaciones importantes para la toma de decisiones médicas, la seguridad del paciente, la atención rentable y la educación médica continua .

Eso no es lo que el médico francés René Laennec imaginó en 1816 cuando, reacio a poner la oreja en el pecho de una mujer para escuchar a su corazón, hizo un tubo con hojas de papel para amplificar los sonidos. Luego pasó a inventar el estetoscopio y es considerado el padre de la auscultación.

En el 2016, el dispositivo sigue siendo uno de los últimos instrumentos que los proveedores de salud utilizan para inferir la naturaleza de un problema, en lugar de verlo directamente.

Los médicos son las personas más conservadoras en la tierra , dijo Sanjiv Kaul, director de la división de medicina cardiovascular de la Oregon Health and Science University. Una vez que han aprendido algo, no quieren aprender más .

La lista médica de males comunes es, al menos en parte, culpable de la decadencia de la auscultación. Los médicos, especialmente los residentes con exceso de trabajo, tienen mucho menos tiempo para estar con los pacientes. Eso significa menos tiempo para los exámenes físicos, incluyendo la escucha con estetoscopios. Las demandas de los registros médicos electrónicos se han comido aún más el tiempo con los pacientes, y muchos médicos se quejan de esto.

Durante décadas, ha sido más fácil enviar a un paciente del corazón a un ecocardiograma, y las pruebas de imagen cada vez más sofisticadas ha demostrado ser más exactas que la interpretación de los sonidos producidos por el corazón humano.

Algunos médicos señalan con tristeza que los proveedores y los hospitales pueden cobrar por separado los ecocardiogramas. Un examen de tórax con un estetoscopio no genera cuentas extra.

Ahora el ciclo se repite: los médicos jóvenes tienen un menor número de mentores que pueden pasarles la habilidad de la auscultación.

Thompson ha recogido miles de sonidos del corazón y creó MurmurLab.org para cualquiera que quiera practicar la escucha. Este mes se dará a conocer MurmurQuiz.org, un sitio que permitirá a los profesionales, estudiantes o cualquier otra persona poner a prueba su destreza para interpretar lo que significan los sonidos.

Algunas escuelas de medicina han optado por un enfoque diferente. A partir del 2012, el Mount Sinai comenzó a dar sus estudiantes dispositivos de ultrasonido portátiles que son poco más grandes que un teléfono celular, pero pueden generar imágenes en tiempo real del corazón. Varias escuelas se unirán el experimento el próximo otoño.

Los estetoscopios conservan su valor para escuchar a los pulmones y los intestinos en busca de pistas de enfermedades, los expertos están de acuerdo. Pero para el sistema cardiovascular, la auscultación es superflua. Estamos perdiendo tiempo [con los estudiantes] , dijo Narula. ¿Por qué no tengo un ecocardiograma en la mano si es tan pequeño como el estetoscopio?

Por ahora, ese dispositivo se utiliza con mayor frecuencia en las salas de emergencia, donde la velocidad es crítica. Su calidad, dijo Thompson, no es todavía lo suficientemente buena para su uso rutinario en otros entornos clínicos.

Pero un estudio de 2014 en el Journal of American Cardiological Imaging sugiere los instrumentos manuales son al menos superiores a la exploración física. Los cardiólogos que los utilizaron identificaron con precisión 82% de los pacientes con anomalías del corazón, mientras que los cardiólogos utilizando el examen físico llegaron al 47 por ciento.

Lenny Bernstein escribe sobre temas de salud y medicina.