Durante la reunión de la Asociación Astronómica Americana, celebrada en Seattle, Washington, se presentaron avances significativos en la búsqueda de vida extraterrestre.

En nuestro planeta, esa agua líquida parece haber estado presente casi desde el instante de completar su formación; sin embargo, ¿sería el mismo caso en otros planetas? El agua de un planeta no sólo se queda en la superficie, diferentes estudios han mostrado que en el manto terrestre existe una gran cantidad de agua, casi tanta como en todos los océanos y mares juntos.

Gracias al vulcanismo (en particular submarino), el agua se regresa a la superficie, de otra forma el agua podría ser engullida, volviendo nuestro planeta un mundo desértico e inerte.

Siguiendo esta teoría es como Laura Schaefer, del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica (CfA), realizó simulaciones informáticas para ver si este reciclaje del agua podría tener lugar también en las llamadas supertierras. Y comprobó que aquellos planetas de dos a cuatro veces la masa de la Tierra tienen incluso mayores probabilidades que nuestra Tierra a la hora de crear y mantener vastos océanos, los cuales incluso podrían perdurar durante al menos 10,000 millones de años (salvo que se evaporen por la actividad de su estrella).

Así, esta teoría sugiere que si quieres buscar vida, tienes que hacerlo en las supertierras más antiguas , expuso Schaefer.

Exoplanetas tienen composición química?similar a la Tierra

En esa misma reunión, Courtney Dressing, también del CfA, presentó una investigación para demostrar que nuestro Sistema Solar no es tan único como se pensó, parece que los exoplanetas rocosos usan los mismos ingredientes básicos , pues no estaba claro si otros sistemas planetarios podrían tener la misma receta.

Gracias a un telescopio ubicado en las Islas Canarias, Dressing y su equipo han podido trazar la relación entre el tamaño y la masa de planetas con gran precisión.

Dos claros ejemplos que indican que existen planetas rocosos con la misma composición química que nuestro planeta, como Kepler 438b y Kepler 442b, ambos más pequeños que la Tierra.

El investigador sugiere que para encontrar un mundo verdaderamente similar a la Tierra, deberíamos centrarnos en los planetas de menos de 1.6 veces el tamaño de la Tierra, porque esos son los mundos rocosos , con los mismos ingredientes que la tierra: silicio, hierro, oxigeno, magnesio y trazas de otros metales.

Encuentran más

Guillermo Torres, también de CfA y la NASA, informó el martes que han confirmado tres o cuatro planetas más que son del tamaño similar al nuestro, y están en la zona conocida como Ricitos de Oro, que no es demasiado fría ni tan caliente como para que no pueda formarse agua líquida.

Es posible que estos planetas sean rocosos como la Tierra y no gigantes de gas o mundos de hielo. Se calcula que dos de los nuevos planetas tendrían, uno, una temperatura de unos 60 grados Celsius , y el otro rondaría los -17 grados.