Las redes sociales, que nacieron como un espacio para el ocio y el entretenimiento, han revelado un gran potencial para la activación política para defender distintas causas sociales. De los activistas más dinámicos son los de las causas ambientales.

Desde grupos de estudiantes que se unieron sólo por la preocupación común por el deterioro ambiental hasta activistas que buscan transformar el país por medio de las azoteas verdes, así es este breve panorama del ambientalismo en las redes sociales.

Gente rara en Puebla

Hace dos años, Enrique Yánez, un estudiante poblano, abrió un grupo en Facebook. Lo llamó Gente rara porque pensaba que las cosas que le preocupaban a él sólo le interesarían, precisamente, a gente rara.

Pero no fue así y pronto su grupo tuvo cientos de seguidores, casi todos ambientalistas. Los seguidores nos empezaron a decir que había que hacer algo, que no se podía quedar sólo en palabras , comenta Yánez.

Es la primera vez que una persona común puede tener acceso a un público de millones, así que por qué no usar la red para cambiar el mundo continúa entusiasta.

Así, en este momento Gente rara se ha convertido en un espacio que busca talentos y que aprovecha el de los miembros del grupo para alcanzar a universitarios que compartan los mismos intereses y puedan formar una gran campaña de concientización, dirigida especialmente a los niños de edad escolar.

Nuestro proyecto en este momento es crear una serie de presentaciones que lleguen a los niños de las escuelas de Puebla. Esperamos también llegar a otras partes del país. Tenemos voluntarios de Guadalajara, el DF, el Estado de México… .

Gente rara es un grupo que está creciendo y busca voluntarios. Para acercarse a ellos está el grupo de Gente rara y en Twitter la cuenta: @genteraramx.

Nodos, puntos de encuentro

Julio César González, junto con otros cuatro amigos, creó Nodos Asociación Civil como un espacio en el que pudieran encontrarse el sector académico con el sector empresarial, el sector gubernamental y la sociedad civil para que, juntando fuerzas, desarrollaran estrategias que resolvieran los problemas ambientales de México.

Nodos nació en la FES Acatlán, donde éramos estudiantes cuenta González, Creamos la AC porque nos sorprendía enterarnos de los proyectos que había en la Academia y que, por falta de promoción, no llegaban a las vías correctas para realizarse .

Encontraron en las redes sociales el medio perfecto, pues no sólo alcanza a muchas personas, también disminuyen el impacto ecológico del activismo, debido a que no tenemos que movernos mucho para tener un mayor alcance con el público .

Nodos AC fundada en el 2008. Puede ser contactada a través de su grupo en Facebook (Facebook.com/Nodosac).

Efecto verde en la azotea

Efecto Verde es una joven asociación civil que se ha impuesto un objetivo muy ambicioso: cambiar la ciudad de México para el 2030.

¿Cómo? Con la proliferación de las azoteas verdes en toda la ciudad. Para el 2030 esperan lograr que las azoteas verdes sean consideradas una necesidad.

Como afirma la AC, la idea de las azoteas verdes no es nueva. Los Jardines Colgantes de Babilonia bien pueden considerarse su antiquísimo antecedente. Efecto Verde ha desarrollado un sistema modular (con módulos hechos totalmente de plástico reciclado) con el que encima de cualquier edificio puede sembrarse un jardín sin afectar la estructura de la construcción.

La meta de Efecto Verde es el reverdecimiento de 40% de la superficie urbana con las azoteas verdes. Las plantas se producirán en la zona chinampera de Xochimilco, con lo que se crearán empleos en la zona. Efecto Verde usa las redes sociales para promoverse, especialmente en Twitter, donde pueden encontrarse con la cuenta: @efectoverde.

[email protected]