La muerte es la mejor oportunidad que tenemos de pasar a un estado de gozo extremo permanente , afirma el Lama Ole Nydahl, el más reconocido maestro budista nacido en Occidente, quien el día de hoy (jueves) impartirá una conferencia en nuestro país (como parte de una gira que realiza en Latinoamérica) en la que hablará sobre la aplicación de las enseñanzas budistas en la vida moderna.

Nacido en Dinamarca en 1941, Nydahl cursó estudios de filosofía en la Universidad de Copenhague, pero no encontró ahí lo que buscaba: fue así como en el año neurálgico de 1968 emprendió un viaje por Asia junto con su esposa Hannah, que los llevaría a convertirse en discípulos del más grande yogui del siglo pasado: Karmapa XVI, quien le encargaría la especial tarea de difundir las enseñanzas budistas en Occidente. Nydahl se hizo de un particular estilo, más fresco y directo, menos solemne pero igual de profundo que las escuelas tradicionales, el cual le ha granjeado simpatías de miles de personas a lo largo del planeta, sobre todo en los centros fundados por Nydahl: los Centros del Diamante.

Los expertos en budismo en México coinciden en que Ole Nydahl posee una de las mentalidades más cultivadas en el budismo dentro del mundo occidental, y no dudarían en calificarlo como un filtro de luz para las enseñanzas budistas.

El velo de las emociones perturbadas

Según la tradición budista, nuestra conciencia esta velada por la ignorancia, el apego y la aversión, y a partir de estos tres velos nuestra experiencia de la vida y de la realidad se contamina pero sobre todo se convierte en un caldo de cultivo perfecto para la aparición de 84,000 (según sus cálculos) emociones perturbadas entre las que se encuentra los celos, el egoísmo, la avaricia, el deseo compulsivo, la importancia personal, y en ese estado, no somos capaces de reconocer que el sujeto, el objeto y la acción son parte de la misma totalidad. Si uno piensa que es mejor que otro siempre está en mala compañía, eso es un absurdo y un estado muy desagradable , apunta.

Nuestra mente está constantemente atrapada por impresiones de sentidos y cuando morimos la mente puede experimentarse a si misma en su gran poder, es donde se revela nuestra verdadera naturaleza , afirma Nydahl quien viste bermudas de color kaki y una camisa tipo polo de color blanco, camina como si no abandonara la posición de flor de loto (que se utiliza en la meditación), y sus brazos atestiguan que de joven además de la disciplina mental cultivó el aspecto físico.

Vivir la muerte con alegría

Hace tres años, Lama Ole acompañó en su dolor a su amada esposa luego de que una enfermedad la condujera a la muerte. Nydahl recuerda aquel momento y comenta: mi reacción fue más fuerte que la de ella, eso fue muy interesante porque mi mente realmente no cambió, estuve observando atento toda la experiencia, pero mi cuerpo estaba totalmente devastado, muchas lágrimas salían de mis ojos , confiesa.

Que ella muriera fue como una amputación a mi propio cuerpo , agrega.

Sonríe pero parece que sus ojos en enrojecen, dice: Ella mostró muchísimo coraje, nuestros más grandes Lamas vinieron a verla en la cama. Yo sabía que a donde ella se iba alcanzaría un estado de total felicidad. Por mi parte, sé que pude haber controlado mi cuerpo pero me hubiera perdido de algo de mucho valor, puede escoger entre quedarme en un estado de cara de piedra pero elegí mostrarme humano , platica.

Lama Ole Nydahl

Conferencia ¿Por qué son felices los budistas?

Jueves 13 de Mayo. 19:00 hrs.

Hotel Hilton Centro Histórico Salón Don Diego 3 y 4 (Juárez 70)

$180