“En México se hacen cosas muy bellas, pero no pensamos en el empaque, en la presentación, ni en la tendencia. Eso es un poco lo que queremos trabajar y es lo que falta para insertarnos en el mercado internacional”, nos dice Socorro Moreno, directora de la Unión Nacional de Artesanos.

“Hay comunidades de artesanos muy alejadas y la gente pasa penurias y no tiene razón de ser. Es cuestión de incorporarlos con un plan que dedujimos. Luego de haber participado en 25 ferias internacionales llegamos a la conclusión de que nos hacía falta eso: presentación de los productos para entrar a museos como el Louvre y el Metropolitano”, agregó la directora.

Los próximos 3, 4 y 5 de agosto, la Unión Nacional de Artesanos celebrará la edición número 13 de la Feria Internacional de Artesanías Las Manos del Mundo en el WTC, donde se presentará el trabajo de más de 100 artesanos de 15 estados de la República Mexicana y 12 países.

El objetivo de esta emisión es obtener recursos para un inmueble que pueda ser sede de un Instituto Nacional de Capacitación y entrenamiento: “Repito, hacemos cosas muy bellas y tenemos características de competitividad, pero no terminamos de aterrizar eso, no le echamos dinero al empaque y a la presentación del producto. La artesanía mexicana está muy bien posicionada porque es muy orginal, a buen precio, de belleza indiscutible y calidad óptima. La artesanía vietnamita y china, en general, la asiática es toda igualita no hay cambio de un país a otro. Y la de los países árabes también es muy parecida”.

“En una feria internacional, si vas al estand de México, encuentras colorido y variedad. Cuando alguien llega a comprarte algo casi siempre regresa. Creo que tenemos una oportunidad de oro que no hemos explotado. Estamos hablando de desarrollar empleos y de buen nivel. Si cada uno de los artesanos tuviéramos un solo cliente en el extranjero, lo único que tendríamos que hacer sería surtirle a buen precio, porque son bien valoradas nuestras artesanías. Las mujeres musulmanas compran nuestros rebozos. En China se peleaban las cosas; en París se vende todo. En Milán no tanto porque se sienten dueños de los textiles del mundo. Hemos ido conociendo las plazas y sabemos qué es lo que se debe exportar. Ha habido avance en 18 años”, agrega Socorro Moreno.

En la feria Las manos del mundo, la gente podrá encontrar joyería, accesorios, calzado y textiles con diseño tradicional y contemporáneo; alebrijes, arte huichol, cerámica, cajitas de Olinalá, vitrales, muñecas, papel amate; laca y cobre de Michoacán; productos agroalimentarios (salsas, dulces típicos mexicanos, destilado de aguamiel, mezcal, café, carne seca, semillas secas, mole), entre otros.

El evento pretende convertirse en un escaparate que promueva las riquezas culturales de artesanos de todo el mundo, además de facilitar el acceso a nuevos mercados.

@faustoponce