La puesta en escena Nuestros tiempos modernos es una propuesta de teatro silente de Pilar Villanueva, la cual nos cuenta lo que ocurre en la vida de una mujer solitaria, a lo largo de un día, en donde sueña y baila al ritmo de música de las películas hollywoodenses de los años treinta y cuarenta, principalmente.

“Era una época en que la gente estaba deprimida y necesitaban de esos sueños y de ese Hollywood glamuroso. Cuando nos sentimos tristes, nos viene esta necesidad de soñar y bailar. En la obra vemos una serie de momentos cotidianos de esta mujer (cercana a los cuarenta) y que en su rutina cotidiana genera fantasías a través de la música. En la fantasía tiene un romance, y tiene un hijo y es triunfadora, y es capaz de vencer sus obstáculos. Esos momentos le hacen el día a día más a menos llevadero”, nos comenta Pilar, quien también interpreta a la protagonista y dirige la obra.

En este contexto, la acciones de este personaje nos permiten ver las contradicciones a las que se enfrentan los ideales de lo que debiera ser la felicidad, dicha, sin embargo hay algo más grande que todo lo pone en orden: “En el proyecto hay un reloj y hay un personaje que representa el tiempo, es como este ángel de la guarda que acomoda las cosas para nosotros y que nos está ayudando a ordenar algunos pendientes. El reloj está ahí para darnos la sensación de que transcurre el día, y que la vida va a seguir avanzando y que depende de nosotros si la pasamos bien o la pasamos mal. La realidad va a continuar y hay que tomarla lo mejor posible y que ésta no sea un peso”.

Nuestros tiempos modernos surgió porque Pilar pasaba por una separación dolorosa y quería hacer algo que la animara, y casualmente se encontró con un disco de su abuelo donde venían temas musicales de películas de los años 30 y 40, y recordó que veía esas películas con él: “Hay personas que se tiran al drama y no tienen razones para estar tristes pero hay gente que realmente se la pasa mal, que tienen un enfermero o como por ejemplo cuando ocurrió el terremoto… y ahí es cuando necesitamos de la magia, el cine, la música… Todo esto es necesario para animar el alma”, nos dice Pilar.

Para el montaje de la obra, Pilar no sólo tuvo que revisar las películas Hollywoodenses de los 30 y 40 (principalmente), sino también tuvo que hacer una investigación sobre el lenguaje corporal que utilizaría para comunicar lo que deseaba comunicar sin diálogos: “Cuando estás solo no estás con nadie no tienes necesidad de hablar. Eso te habla de la soledad. La narrativa es una narrativa de acción, y la acción misma va contando la historia. Para esto utilizamos elementos de técnicas de máscaras, pero no usamos máscaras”.

La escenografía es sencilla. La idea era generar la sensación de que había “dos muñequitos colocados en medio de un set, como casa de muñecas. Hay una mesa, unos banquitos y unos paneles donde se sugieren una cama y un par de ventanas, y todo está en tonos de blancos y negros. Luego aparecen de tintes de color, que simbolizan la recuperación a través de las ilusiones”, finalizó Pilar.

Nuestros tiempos modernos es una producción de Ápeiron Teatro y se presenta en el foro Ápeiron (Dr. Vértiz 1054, a dos cuadras de Eje 5), los sábados a las 19:00 horas y los domingos a las 18:00 horas. Con este montaje se estrena precisamente este foro, el cual se espera que vaya incorporando poco a poco producciones de otras compañías y comience a formar parte importante de la comunidad teatral y de la zona en donde se encuentra.


@faustoponce