YouTube debe pagar lo justo a la industria discográfica y debe pagar por las licencias como otras plataformas , aseguró en entrevista Gilda González, directora de la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas (Amprofon).

Según el Reporte del Consumidor de Música 2016, realizado por la Federación Internacional de la Industria Discográfica, YouTube es el servicio de música más utilizado por la gente: 82% de todos los visitantes lo usa para escuchar música.

YouTube no tiene licencias nuestras ni de los artistas (...) Están en una zona gris y por eso ellos deciden cómo te pagan o cuánto te pagan y demás. Dicen que si te ayudan a la remoción de contenidos, pues ya. Y no, si tu servicio preponderantemente es música como ya está comprobado, necesitas una licencia , agregó.

La investigación pone en relieve la dominante posición de su servicio de música, así como el hecho que el sitio es usado por consumidores ante todo, para acceder a la música que conocen, on demand.

Todavía YouTube puede alejarse sin remunerar equitativamente a artistas, productores, ocultándose en las leyes del puerto seguro que nunca fueron diseñadas para servicios que activamente se dedican a la música y la hacen disponible para que la vasta mayoría de sus usuarios la disfruten , afirmó Frances Moore, directora ejecutiva de la Federación Internacional de la Industria Discográfica.

Recientemente YouTube se acercó a los compositores y logró negociar un pago con ellos; sin embargo, con la industria no ha sucedido.

Además, YouTube tiene la obligación de que no se difunda la piratería y de poner algún candado pero no lo hace. Ahora, lo que hace la gente es convertir una canción y la bajan a su computadora sin pagar los derechos. De hecho, hay un sitio que se llama YouTubemp3.org y la gente cree que es legal y de la plataforma, y el problema es que YouTube no ha puesto una disputa para bloquearlo y eso nos hace un daño brutal , señaló la entrevistada.

La batalla entre YouTube y la industria es mundial y se avivó recientemente con un desplegado firmado por más de 120 artistas como U2, Paul McCartney y Taylor Swift, exigiendo un pago justo y una reforma de la Digital Millennium Copyright Act, ley que regula el contenido online.

Si Spotify o iTunes pagan licencias justas, YouTube también tiene que hacerlo porque la gente usa la plataforma para escuchar música , explicó González.

Música con licencia

Alrededor de 70% de las ventas de música ya son digitales. La industria discográfica comienza a recuperarse. Hoy, las ventas de música en México registran un aumento de 20% después de algunos años difíciles; el consumidor volvió a pagar por la música.

Los chavos entre los 20 y los 30 eran nuestra preocupación, pero ellos ya están reconociendo que el pago de la música es importante , dijo la directora de la Amprofon.

Según el reporte, la gente joven está altamente comprometida con la música, con el 82% de jóvenes entre los 13-15 años de edad escuchando música con licencia y dispuestos a pagar por la música.

En México, la industria discográfica reportó ingresos en el 2015 por 2,970, y para el 2016 estiman un crecimiento importante gracias al boom de la música en streaming.

Alrededor de 70% de las ventas ya lo representa la parte digital. Y lo que vemos es que la gente ya está cambiándose de la parte free a pagar por un servicio de streaming premium y esas son buenas noticias para la industria , finalizó Gilda González, directora de la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas.

Consumo digital

  • El pago de servicios de ?audio streaming está?creciendo en popularidad, ?especialmente entre los ?menores de 25 años. Un tercio de 16-24 años de edad ahora pagan por un servicio de audio streaming.
  • Youtube es el servicio de ?música más utilizado: 82 % de todos los visitantes de?YouTube lo usa para música. Más gente usa este sitio para consumir música; que ya han descubierto.
  • Las infracciones por derechos ?de autor sigue siendo un ?importante problema: Más de un tercio (35%) de los usuarios de internet acceden ?a contenidos de música sin licencia. La infracción está cambiando, con la mitad (49%) de 16-24 años de edad usando los servicios de convertidores para descargar música.

vgutierrez@eleconomista.com.mx