Sigo buscando ese milagro en la poesía, porque como escritor sufro también de ese síndrome de la insatisfacción permanente , expresó en el 2012 el poeta Juan Gelman, quien ayer murió a los 83 años de edad.

Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), confirmó el deceso: Juan Gelman, poeta de alma mexicana, poeta mayor, ha muerto. Mi pésame a sus deudos .

Periodista, traductor, pero sobre todo un gigantesco poeta… un enamorado de la vida que si bien vivió en plenitud, también enfrentó y sufrió el dolor en carne propia cuando perdió durante la última dictadura argentina (1976-1983) a su hijo Marcelo, quien fue asesinado, y su nuera, María Claudia García, quien sigue desaparecida. Gelman luchó durante años para hallar a su nieta y encontrar justicia.

Según informes, Juan Gelman murió en su hogar, la causa de su fallecimiento fue una enfermedad que se llama síndrome de mielodisplasia, una disfunción de la médula ósea.

Entre los múltiples mensajes en Twitter lamentando la muerte del poeta, se puede leer a Consuelo Sáizar, quien escribió: Ha muerto Juan Gelman y no me alcanza toda su poesía para expresar mi dolor inmenso por su ausencia . Pero la red social se inundó de pedazos de la poesía del escritor.

Vivió en México por amor, aseguraba: Hace 24 años decidí establecerme y quedarme para siempre en México, sostenido por mi amor a este gran país y a una mujer, mi mujer. Acá estoy rodeado de mi familia mexicana y del calor amistoso de poetas mexicanos del alma, y eso también es una patria. Yo nunca me iría de México .

Voces y matices

Hay temas eternos como el amor, el odio, la esperanza, las mujeres… el poeta busca aquello que exprese su realidad en relación con todo ello, de ahí que surjan tantos matices y voces en el proceso, es algo que me sigue pareciendo fascinante , fueron algunas de sus palabras cuando en octubre del 2012 recibió la medalla Bellas Artes.

En la entrega de dicho reconocimiento, su amigo y poeta Hugo Gutiérrez Vega leyó: La poesía urgente, desgarrada y amorosa de Gelman sólo se hace exprimiendo las palabras, creando nuevas palabras, remodelando la gramática, creando una nueva prosodia y cavando sin descanso la vieja y casi agotada mina del idioma para hallar nuevas vetas no sólo de bellezas y metáforas, sino de nuevos y vigorosos significados que enriquecen los patrimonios de la verdad, de la emoción y pensamiento .

Una de las últimas frases de Gelman dice mucho de quien era uno de los grandes poetas de nuestros tiempos: Con los poemas siempre recuerdo aquella frase que reza: El milagro de los milagros es que a veces se producen .