Estar en presencia de Javier Cruz es una experiencia muy reconfortante e inspiradora, o al menos eso fue lo que pudo apreciar este reportero. Una forma apasionada y singular de hablar sobre su trabajo denota una entrega total al arte que eligió como forma de vida: la pintura.

El artista dio un recorrido con El Economista por los pasillos de Casa Lamm, lugar en donde actualmente se presenta su exposición Seres imaginarios, que va de la mano con el legado que dejara el autor argentino Jorge Luis Borges.

La exposición es un trabajo de aproximadamente tres años, con una técnica de óleo sobre lino y una carga de arena silica que se llama alúmina, que son pequeños cristalitos con los que sea crea la porcelana.

El concepto que Cruz toma para esta exposición está basado en la literatura. Leer un libro, buscar una historia y desarrollar esta misma de forma pictórica. Hace tiempo hice una exposición que se llamó Javier Cruz el Macondo, un poco relacionada con Cien años de soledad de Gabriel García Márquez ,cuenta.

En esta ocasión tomó la imaginación fantástica de Borges: Jamás van a encontrar a mis animales idénticos a los de las historias. Lo que yo no hago es hacer una copia, sino transformar las figuras. Se me confunde un poco entre el sueño y la realidad, la realidad es muy engañosa, no existe sólo una realidad y no es metáfora. Todo esto lo voy mezclando entre mi sueño, la realidad, lo que me imagino y es como se da la creación de los cuadros .

Proceso y costo del arte

Si yo me pusiera a hacer un cuadro me tardaría seis meses, pero lo que yo hago es no sólo realizar uno, sino varios al mismo tiempo.

El arte es muy celoso, si no estás pegado a él te olvida , debido a esto Cruz fincó en un terreno en Morelos dos cuartos en donde cada cierto tiempo se va a crear sus obras, alejado del bullicio y de los detractores.

Lo importante del arte es eso, que te da una magia, una realidad que a veces no captas y más en una época como la nuestra, en la que estamos bombardeados por la superimagen en la que es muy difícil asombrar a la gente, porque quieren ver lo más increíble, pero al mismo tiempo: asimilarlo, digerirlo y desecharlo. Así no es el arte.

El arte tienes que irlo descubriendo, es un poco como hacer el amor, no sólo es llegar y pas; tienes que sentirlo, tienes que vivirlo. Es lo mágico del arte, que te enseña otra realidad .

El arte siempre suele ser una representación gráfica del autor. Esto pasa al ver Seres Imaginarios, una muestra llena de magia, de colores intensos, de fantasía regalando al visitante esa sensación de alegría. En el arte como en la vida tienes que ser tú mismo. Yo me divierto mucho haciendo los cuadros y creo que se siente al entrar a este cuarto. Yo pongo música, me entusiasmo, brinco, canto, digo, si paso ocho o 10 horas diarias trabajando en ellos tengo que pasarla bien .

El costo es algo que Cruz cree importante dentro de la realización de estas creaciones: No puedes ir por la vida desperdiciando material y echando a perder cuadros. Muchas personas desconocen lo costoso para crear arte. Una exposición con alrededor de 30 obras cuesta como 1 millón de pesos, sin contar los bastidores, que tienen un costo de 8,000 pesos y el lino, de 3,000 pesos .

Para un pintor, según Cruz, es muy importante el carácter: Si tú no tienes carácter no puedes ser pintor. Se necesita disciplina, sacrificar muchas cosas debido que al principio es complicado mantenerse; nadie te conoce y no te compran .