La tarde de este lunes, al retomar el encuentro periódico con representantes de los medios de comunicación, la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, acompañada por el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y por Patricia Ledesma Bouchan, directora del Museo del Templo Mayor, anunciaron que en la víspera comenzaron los trabajos para retirar la techumbre dañada en la Casa de las Águilas en la zona arqueológica de Templo Mayor, que colapsó a causa de una granizada la noche del pasado 28 de abril.

Frausto Guerrero y Patricia Ledesma anunciaron que después de un análisis exhaustivo y un proceso de consulta a un comité de especialistas integrado por arqueólogos, ingenieros, urbanistas, arquitectos y restauradores, entre ellos los arqueólogos Eduardo Matos Moctezuma y Leonardo López Luján, se realizaron los trabajos necesarios de protección de los vestigios arqueológicos que quedaron debajo de la estructura para que el retiro de la misma no ponga en riesgo su integridad.

“A la par se estuvo llevando a cabo un estudio sobre cuál podría ser la nueva alternativa de protección”, declaró la directora del Museo del Templo Mayor y amplió que la propuesta aceptada para la sustitución corre a cargo de la empresa TGC Geotecnia, misma que también se encarga de retirar la estructura colapsada. Asimismo, se realizará la sustitución de la reja perimetral, cuyos trabajos son financiados por el Gobierno de la Ciudad de México.

“El techo como es muy largo y pesado, se decidió separarlo en 12 secciones, cada una se va a tardar alrededor de tres semanas en retirarse”, añadió Ledesma Bouchan y dijo que este proceso tardará alrededor de cuatro meses. “Se decidió que se iba a poner un techo provisional de madera. La clave es que todo el edificio está cubierto por estuco que es muy frágil, porque no estaba diseñado para estar a la intemperie. Entonces se decidió poner este techo provisional que va a cubrir mientras se continúa con el resto del retiro”.

El costo total por todo el proceso, es decir, el retiro de la actual techumbre, la protección temporal y su reposición, tendrá un costo de 14 millones de pesos y se calcula que todos los trabajo se extiendan hasta junio del próximo año.

Hallazgos en la ruta del Tren Maya

Finalmente, la secretaria federal compartió que durante los trabajos de construcción del Tren Maya, el equipo de Salvamento Arqueológico del INAH ha reportado hasta la fecha más 17,000 hallazgos arqueológicos muebles e inmuebles, desde fragmentos de cerámica, herramientas y ofrendas, hasta montículos y basamentos de estructuras. Diego Prieto compartió que los especialistas del instituto han validado ya cinco tramos del proyecto (un 78%), en los que ya no habrá modificaciones al trazo de la vía, y únicamente están pendientes de validación dos tramos más.