Con la llegada de diciembre inició la temporada de avistamiento de la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), la cual durará hasta el 23 de marzo de 2016 en Bahía de Banderas, ubicada en Jalisco y Nayarit.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) informó que en coordinación con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales se realizan acciones de vigilancia para que esta actividad se lleve a cabo conforme a la normatividad.

Además, se garantizará la seguridad de los cetáceos que cada año arriban a los mares mexicanos para aparearse, parir y criar a sus recién nacidos durante los primeros meses de vida.

Para ello se ha capacitado a pescadores y prestadores de servicios turísticos en materia de normatividad, mejores prácticas, desenmallamiento en altamar, así como técnicas de navegación para la observación.

NOTICIA: Ballena gris, en números negros

La Conanp promueve además que los prestadores de servicios turísticos autorizados para la observación de ballenas sean los que transmitan a los visitantes la información sobre el comportamiento de los cetáceos, así como la importancia de su cuidado y conservación.

La comisión recordó que la Dirección de los Parques Nacionales Isla Isabel e Islas Marietas, donde se encuentra Bahía de Banderas, forma parte de la Red de Atención a Ballenas Enmalladas (RABEN).

Además, colabora con la organización civil Ecología y Conservación de Ballenas (Ecobac) en el monitoreo frente al litoral de Nayarit.

Esta especie es la quinta ballena más grande del mundo, con una longitud entre 12 y 19 metros de largo, y un peso de entre 30 y 40 toneladas.

NOTICIA: La caza ¿científica? de ballenas en Japón

Las jorobadas que llegan en el invierno a México pertenecen a la población del Pacífico Norte y son una especie migratoria que pasan los veranos en su zona de alimentación (California, Oregón, Washington, British Columbia y Alaska).

Esta misma especie acostumbra migrar y pasar el invierno en sus zonas de reproducción y crianza (Costa del Pacífico, Baja California Sur, Isla Revillagigedo y Hawaii). En México, la especie se encuentra protegida bajo la NOM-059 en la categoría de riesgo.

mfh