Andrea Zapata, directora general de LS Galería, asegura que es tiempo de invertir en arte mexicano debido al comportamiento de su mercado. “No puedes comprar algo solamente porque vaya a subir de valor, sino saber que puedes invertir en una buena pieza; de un artista (al tiempo de que generas) un patrimonio”, explicó.

La galería, con presencia física en la colonia Polanco, desarrolló un proyecto de inversión a largo plazo para adquirir obras de artistas como: Francisco Toledo, José Luis Cuevas, Pedro Friedeberg, Jesus Lugo y Arnaldo Coen.

“Se crean sistemas de cuentas individuales a los que el cliente abona conforme a un plan, en plazos designados por el mismo cliente; con esto se va creando un ahorro para poder adquirir arte de calidad”, dijo la creadora del proyecto.

Según los diseñadores del plan, se pretende que el arte sea una nueva forma de inversión en un mercado que no encuentra competidores, “sólo vas a encontrar una pieza de estos autores, sólo hay un Diego Rivera o un Rufino Tamayo”.

“Estamos en contra de la idea de estar peleados con los precios de los cuadros. No porque un Tamayo se acaba de vender en millones de dólares en las últimas subastas (se piense que todos los Tamayo cuestan eso), hay que revisar diversos factores, como el año de la pieza, la técnica, o también de la obra gráfica, porque nos da la oportunidad de tener una pieza firmada”, ejemplificó.

Mencionó que algunas de estas obras llegan a alcanzar precios de hasta 10 mil dólares pero que se compran previas en 7 mil dólares, como primera inversión.

“El precio de algunas, ronda los 10 mil dólares, que hace tres años estaban en 7 mil dólares”, comenta. “En subastas, estas mismas piezas alcanzan un valor de 17 mil”, detalla Zapata.

Para que jóvenes coleccionen arte

Andrea Zapata dijo que se divide a los artistas entre las categorías de CETES, activos y abonos (los CETES te dan un activo seguro, poquito pero seguro), los artistas que te funcionan como CETES son los consagrados como Frida Kahlo, Diego Rivera, Rufino Tamayo, y artistas de esta generación de la Ruptura (Manuel Felguérez, José Luis Cuevas), que viene después de la Escuela Mexicana de Pintura, algunos de ellos (pintores) todavía viven, esos serían los Bonos, que tienen un rendimiento prácticamente seguro y que (representan más que los CETES), así como los nuevos talentos.

Para invertir en arte se tienen que conocer todas las variables que pueden existir, “desde los (productos) falsos, donde vienen las piezas, el artista de moda pero que es una burbuja”, explicó que “muchos artistas se ponen de moda pero no tienen curriculum, esos no son artistas de inversión, son artistas meramente decorativos, pero que si te gusta, se vale, en el arte se compra para disfrutar”, precisó.

El arte es un activo refugio

La galerista señala que en México la inversión en arte genera desconfianza todavía en los inversionistas, pero “es un activo refugio porque no tiene ninguna correlación con los mercados, el mercado del arte es totalmente independiente y se rige por la oferta que hay en el mercado, solamente hay un original de Tamayo, sólo un original de Pedro Coronel y de Cohen”, afirma.

La cultura de invertir en el arte como una alternativa seria ya es una tarea encaminada en México, destacó Andrea Zapata, directora de LS Galería.

“Las dos casas de subastas (que mueven la dinámica del mercado del arte) se rigen en Nueva York, en Londres y en Hong Kong, que son los mercados más importantes y México es el número uno en Latinoamérica junto a Brasil”, explicó.

Hizo mención de que espacios como Zona MACO benefician a las galerías entre sí, para que se reconozcan y que surjan diferentes proyectos.

[email protected]