La playa se esconde tras la espesura del manglar, las palmeras y las ceibas. No alcanza a verse desde la habitación, pero no hace falta; el mar está en lo profundo: en la brisa que inunda la estancia, en el horizonte que devuelva a la vista el reflejo del Sol cuando adormece, y en el vaivén sonoro del oleaje  que nos arrulla el sueño.

Es el concepto ecoluxury all inclusive del hotel Hacienda Tres Ríos, Resort, Spa & Natural Park, en la Riviera Maya, que combina el disfrute del lujo y la comodidad en epicúrea armonía con la naturaleza.

Aquí se besan la selva y el mar; se funde el sueño con la realidad; convive el huésped con los animales que merodean dóciles por el parque, abrevan en los ríos, buscan comida entre los árboles, o duermen bajo la sombra de una palmera y, como en la reminiscencia platónica, las almas recuerdan cuando todo el planeta era un paraíso, cuando las aves acompañaban nuestro paso y musicalizaban la naturaleza con su canto.

Volver a esta esta experiencia es posible gracias al modelo de desarrollo turístico sustentable emprendido desde hace diez años por la cadena Sunset World, amante de la naturaleza y con reconocida vocación por la hospitalidad, que valora el respeto por el medio ambiente y la comunidad y pone al alcance en el Hacienda Tres Ríos una experiencia transformadora, un lugar para reconectar con la naturaleza, con el placer y la vida saludable.

Entre la selva y el  mar

Hacienda Tres Ríos se asienta en el entorno natural de tres ríos cristalinos que fluyen a través de los bosques de mangle y palpita entre el abrazo que se dan la selva tropical y el mar Caribe. Sus edificios e instalaciones ocupan  5% de las 132 hectáreas que conforman el Parque Natural Tres Ríos, y fueron construidos con criterios de bajo impacto ambiental sobre una plataforma de 600 pilotes elevados a 3 metros sobre el nivel del mar, lo que permite el flujo natural de las afluentes subterráneas del manto acuífero y preservar el equilibrio entre los ecosistemas. Además, el resort opera bajo las más estrictas normas ambientales, con tecnología de punta y las mejores prácticas para reducir el consumo energético, optimizar los recursos naturales y preservar el entorno.

El Parque Natural es una selva tropical con 120 especies de plantas y árboles y más de 90 especies animales, de acceso exclusivo para los huéspedes, donde tendrás al alcance un sinfín de actividades ecoturísticas, asistido por personal altamente entrenado que hará que la experiencia sea segura y placentera.

A sólo unos pasos se puede pasear por un extenso vivero donde se cultivan las plantas que pueblan el resort, incluido un orquideario;  allí los niños podrán acercarse a la naturaleza y disfrutarán ver cómo se siembra una ceiba o una palma de coco.

El parque tiene entre sus tesoros 10 cenotes de agua dulce que son verdaderas ventanas a un universo subacuático maravilloso; sólo tres son accesibles al visitante y se encuentran muy cercanos uno del otro; caminando por el Sendero de los Cenotes los descubrirás, escondidos entre la vegetación, y podrás refrescarte en ellos después de la caminata; snorkelear en su interior, explorar en sus cavernas y tomar un paseo en kayak hasta desembocar en el mar.

Si das un paseo matutino por la reserva, en bicicleta, en segway o en el Palapa Car, no te pierdas el espectáculo que a la hora del cenit producen los rayos del sol atravesando las copas de los mangles y que hacen  brillar el agua cristalina de los cenotes.

Después de las extenuantes y divertidas jornadas matutinas, es recomendable una tarde de relax. Déjate consentir con un masaje de clase mundial en el spa; sus masajistas profesionales con sus manos prodigiosas te proporcionarán el descanso que tu cuerpo merece. Si lo prefieres, reserva un temazcal y revive la experiencia ancestral de los mayas: un ritual de olores, esencias, sonidos naturales y vapor exfoliante y tonificante que equilibrará tus emociones. También puedes optar por el Sense Adventure, un paseo sensorial a ciegas donde descubrirás un modo emocionante de percibir texturas, colores, sabores y sonidos en contacto con la selva.

Disfrute saludable

Hospitalidad y buen gusto, ingredientes que distinguen a la cadena Sunset World, completarán la experiencia vacacional en Hacienda Tres Ríos, y podrás constatar la calidez y esmero de todo su personal en cada detalle.

El estilo de hacienda antigua se percibe desde el momento de ingresar al espacioso lobby, una estancia conformada por arquerías, vitrales empoltrados en madera  y una gigantesca cúpula de la que desciende un candil de hierro forjado que ilumina el espacio. Sus 257 suites replican el estilo de las antiguas haciendas henequeneras de la región, con acabados en caoba y mármol, balcones que miran al mar o a la selva tropical, y unas camas, con menú de almohadas incluido, que harán que te sientas en las nubes y garantizarán tu descanso.

El personal se encarga de que todos los días tengas amenidades en tu suite, que nada falte en el servibar;  que tengas café, jugo y fruta para comenzar el día cada mañana y que lo puedas disfrutar tranquilamente después del baño. Todos los productos de aseo personal y de cuidado y embellecimiento que disfrutas durante tu estancia  están hechos a base de miel, que procede de los apiarios que tiene Sunset World en la granja Ethos, que surte a toda la cadena hotelera de frutas y verduras 100% naturales, flores, huevo, tilapia y miel.

Hacienda Tres Ríos tiene servicio a la habitación las 24 horas del día, pero no querrás perder la oportunidad de degustar su buffet en Casa de las Islas o el menú que ofrecen sus seis restaurantes de especialidad con el concepto Farm to Table (De la granja a la mesa): cortes y pescados a la parrilla o pizzas al aire libre, en Hacienda Grill e Il Forno, en el área de las piscinas, o pedir a la carta un platillo de origen asiático, italiano o mexicano en Kotori, Portobello o Los Alebrijes. Y, si lo pides, podrás disfrutar de una cena inolvidable en siete tiempos en la mesa del chef Jesús Rendón. Un café y postres de exquisita factura, son un antojo irresistible a media tarde en el Patisserie Café de París.

Tu estancia en el Hotel Hacienda Tres Ríos será inolvidable y querrás regresar a menudo para revivir esta experiencia a todo lujo y saludable. 

DATOS

Hacienda Tres Ríos

www.haciendatresrios.com

Carretera Cancún-Tulum, Km. 54, Riviera Maya, Quintana Roo.

Tel: (01800) 262-9268

francisco.deanda@eleconomista.mx