Los nombres Ruta Cultural Juan Rulfo , Año del Centenario del Natalicio de Juan Rulfo y Juan Rulfo, seudónimo del escritor Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, son una marca registrada.

Los herederos los registraron ante El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) como una marca comercial y desde hace 10 años comenzó la lucha de la ?Fundación Juan Rulfo para cuidar el nombre. Para algunos, lo que han hecho es un secuestro, pero para otros, un derecho de sus herederos.

La familia tiene más de nueve marcas registradas desde hace muchos años; eso habla del blindaje que la familia quiere tener sobre Juan Rulfo. Es sencillo, nadie puede utilizar la imagen de una persona para lucrar sin su consentimiento , aseguró el abogado Manuel Lozano, de CIPSE Lawyers Consulting ?Intellectual Property Sports & ?Entertainment Law.

Todo comenzó en el 2005, cuando Víctor Jiménez, director de la Fundación Juan Rulfo, mostró su molestia contra los organizadores del Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo por palabras de Tomás Segovia (ganador del premio de ese año) que ellos interpretaron como disminuir la obra de Rulfo.

Para el 2006, logran quitar el nombre de Juan Rulfo del premio y el 25 de noviembre Carlos Monsiváis recibe el Premio FIL de Literatura a secas.

En el 2007, la familia de Juan Rulfo pierde el derecho de nombre frente al IMPI, luego de que la FIL de Guadalajara se amparara, y comienzan más líos legales. En ese año, la entrega es para el escritor Fernando del Paso, quien recibe el Premio FIL de Literatura.

Pero el 2008, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se retira de la controversia y anuncia que no utilizará más el nombre.

A partir de ahí, la Fundación Juan Rulfo y sus herederos han estado muy atentos sobre el uso del nombre y su imagen.

Cuando se acercó el centenario del natalicio de Rulfo, la fundación de inmediato comunicó a las autoridades cultural del país que se abstuvieran de homenajes, lo que de inmediato causó polémica, por lo que Juan Carlos Rulfo tuvo que salir a calmar las aguas y matizó con en tiempos de crisis económica no se malgasten recursos en homenajes banales y efímeros .

Pero un nuevo problema llegó con la Universidad Nacional Autónoma de México después de que la Fundación Juan Rulfo cancelara su participación en la Fiesta del ?Libro y la Rosa 2017 (después de haber aceptado estar) que celebraría los 100 años del natalicio del autor de Pedro Páramo.

¿La molestia? Un libro que difama a Juan Rulfo, según Víctor Jiménez, director de la fundación.

¿Podría la UNAM utilizar el nombre de Juan Rulfo al tratarse de un homenaje?

Sí, pero estaría en una línea muy delgada y los dueños de la marca podrían demandar. Depende de distintos factores: ¿hay venta de libros? ¿Se cobra la entrada? Son muchos elementos porque hay muchos logros directos e indirectos que se tendrían que revisar para decidir eso, señaló el abogado Manuel Lozano.

Revisando datos del IMPI, el 20 de enero de este año se registraron los nombres Ruta Cultural Juan Rulfo y Año del Centenario del Natalicio de Juan Rulfo . Actualmente no se puede utilizar el nombre o imagen de Juan Rulfo sin autorización en periódicos, revistas, libros, álbumes, almanaques, libretas, agendas, papel cartón, productos de imprenta, material de encuadernación, fotografías, artículos de papelería, material para artistas, pinceles, máquinas de escribir y artículos de oficina (excepto muebles), material de instrucción y material didáctico.

A pesar de las restricciones para las instancias culturales y académicas, la familia y la fundación sí planean diferentes actividades alrededor del centenario de Juan Rulfo, además de una serie de televisión, una cátedra, una obra de teatro y una exposición de fotografía (ya inaugurada en Puebla), entre otras actividades autorizadas por los dueños de la marca Juan Rulfo.

vgutierrez@eleconomista.com.mx