Está confirmado. Los pasillos, stands y actividades de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara) volverán a recibir al público bibliófilo en la edición 35 del encuentro editorial más importante en habla hispana, que se llevará a cabo del 27 de noviembre al 5 de diciembre en un formato híbrido con aproximadamente un 70% de actividades presenciales y Perú como país Invitado de Honor, con la Expo Guadalajara como sede principal y una sede alterna en el Centro Cultural Universitario de la capital jalisciense, además de un 30% de actividades diseñadas especialmente para la virtualidad a través del portal de la FIL.

Así lo anunciaron este lunes en conferencia de prensa desde el Paraninfo Universitario Ricardo Villanueva Lomelí, rector de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López y Marisol Schulz Manaut, presidente y directora del encuentro respectivamente, quienes estuvieron acompañados por el embajador de Perú en México, Julio Hernán Garro Gálvez, como representante de la delegación del país Invitado de Honor, así como, de manera virtual, la ministra de Cultura peruana, Gisela Ortiz Perea.

En esta vuelta presencial del encuentro editorial –se anunció– se harán presentes 255 expositores de 27 países y más de 600 escritores procedentes de 46 países, tales como Diamela Eltit, Sergio Ramírez, Margo Glantz, John Boyne, Camila Sosa Villada, Carmen Aristegui, Guillermo Arriaga, Laura Restrepo, Christophe Galfard, Claudia Piñeiro, Mónica Ojeda, Juan Gabriel Vásquez, Miguel Gane, Pura López Colomé, Brenda Lozano, y el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, por mencionar unos cuantos.

Adicionalmente, de manera virtual, participarán plumas como Cristina Rivera Garza, Ana Luisa Amaral, Paul Auster, Etgar Keret, Ken Follet, Isabel Allende, Jonathan Franzen, Amin Maalouf, Javier Cercas, Pilar Quintana y Fernanda Melchor.

Habrá mermas por solidaridad con la industria

Padilla López estimó que el presupuesto de este año será cercano a los 90 millones de pesos y se espera que los ingresos estén por debajo de esa cantidad, calculados entre 75 y 80 millones. “Tendremos algunas bajas en el ingreso porque tuvimos que solidarizarnos con la industria editorial, con un descuento realmente fuerte (…) es un déficit que creemos que es muy manejable y no va a alterar en nada el funcionamiento de la feria”, informó. Marisol Schulz añadió que, por circunstancias económicas, 54% de las editoriales que estarán presentes en la feria han tenido que fusionar sus stands y presentarse de manera colectiva.

Detalló que esta edición tendrá estrictas medidas sanitarias y de aforo, por lo que será difícil ver la acostumbrada asistencia tumultuosa en la feria editorial más importante en lengua hispana, puesto que la apertura de la feria ha sido segmentada en dos partes, por la mañana y por la tarde, con un espacio de dos horas entre ambos turnos, para permitir el desalojo del público. Se permitirá un aforo de no más de 12,500 personas por turno.

“Además de un protocolo sanitario que obliga al uso obligatorio de cubrebocas tricapa o KN-95 para todas las personas que ingresen a la Expo Guadalajara, en esta edición organizamos el área de exposición con pasillos mucho más amplios que permitirán el flujo armónico de visitantes. Tendremos pasillos unidireccionales y bidireccionales para evitar las aglomeraciones. En nuestros salones redujimos los aforos al 50% de su capacidad total. Por este año no se utilizarán los salones de planta alta y, en cambio, abriremos otros que nos permitirán tener un mejor control del público y evitar aglomeraciones en los vestíbulos. Entre cada actividad habrá espacio de una hora para limpieza y desinfección de los salones y del mobiliario”, dijo Schulz Manaut.

Amplió que se instalarán filtros sanitarios en todos los accesos y se colocará señalética de flujos e información acerca del uso correcto del cubrebocas y de las medidas sanitarias. Habrá dispensadores de gel distribuidos en toda el área de exhibición y medición de temperatura en puntos clave. Asimismo, se realizarán pruebas aleatorias en el 2% de los asistentes a la feria y habrá módulos de pruebas con costo para todos los asistentes. El ingreso será posible solamente con código QR y se trabajará con un sistema de boletaje en línea.

La presencia de Perú

“Para Perú es un orgullo estar en la FIL”, dijo el embajador Julio Hernán Garro. “Hemos tenido que sortear una cantidad de dificultades. Cuando creíamos que teníamos encaminado el proyecto, una pandemia que está de más intentar describir parecía que hacía naufragar nuestros esfuerzos”.

Dijo que la FIL representaba una oportunidad prioritaria para Perú de mostrarse al mundo en el marco de las celebraciones por el bicentenario de su independencia. México y Perú, afirmó, “hemos transitado una historia juntos que hacía que este bicentenario tuviera una culminación especial, y la FIL es eso (...) de las muchas cosas que compartimos peruanos y mexicanos, en el sustrato está la cultura”.

Leonardo Arturo Dolores, director del Libro y la Lectura de Perú, cuestionado sobre la inconformidad de varias plumas peruanas que cancelaron su participación, declaró que “desde el ministerio lamentamos las declinaciones que hemos tenido de algunas escritoras y escritores. Nos hemos comunicado con ellos. Hemos tenido un cambio de gestión y pensamos reunirnos con ellos para poder comentar sobre la situación. Pero ahora estamos trabajando en torno a la delegación que se tiene”, sostuvo.

Feria Internacional del Libro de Guadalajara

  • Del 27 de noviembre al 5 de diciembre
  • 255 expositores de 27 países
  • 240,000 títulos en 10,000 metros cuadrados de exposición
  • 600 autores procedentes de 46 países
  • 400 presentaciones editoriales
  • 3,000 profesionales del libro de 37 países se darán cita en el encuentro
  • 12,500 personas por turno en la expo, el aforo máximo establecido
  • 700 horas de eventos presenciales
  • 300 horas de actividades exclusivamente virtuales

ricardo.quiroga@eleconomista.mx