A lo largo de nueve días, la edición 35 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara), con limitaciones y medidas preventivas evidentes, permitió el reencuentro del público con los autores y el contacto con los libros, además de un déficit asumido a priori en apuesta por la reactivación.

El costo de la edición 2021, dijo este domingo Raúl Padilla López durante la conferencia de balance en la Expo Guadalajara, fue de 105 millones 900,403 pesos —unos 35 millones de pesos menos que el costo de la edición 2019—, mientras que los ingresos cerraron en 87 millones 21,487 pesos, es decir que se hubo una pérdida de 18.9 millones de pesos —el 18% menos de lo gastado—, no obstante, la consideró una cifra manejable y se mostró confiado en que esta pérdida podrá ser abatida en las próximas dos ediciones.

El déficit se debe en gran medida a que sí, tuvimos que solidarizarnos con la industria editorial nacional y mundial para que pudieran venir, haciéndoles importantes descuentos”, declaró Padilla López.

“Ya sabíamos que, por donde le buscáramos, nos íbamos a ir a déficit. Luego entonces, la discusión era si recortábamos más (…) y no quisimos ajustar más porque sentimos que sería inconveniente para el público lector, así que decidimos apostarle al futuro”.

Estimó que la feria ha alcanzado la madurez, puesto que no se sustenta en los apoyos públicos, mismos que se destinan para el programa cultural. "Este año, y ya es bien sabido, no tuvimos un solo centavo de apoyo federal”.

Pese al déficit, el presidente de la FIL destacó que, con base en información de la Oficina de Visitantes y Convenciones de Guadalajara, la feria generó una derrama de 700 millones de pesos en la capital jalisciense.

Foto EE: Cortesía FIL/Natalia Fregoso

A la pregunta de si considera que la FIL está cada vez más politizada, Padilla López respondió: “que si de tanto en tanto lo que sucede en esta FIL irrita o molesta a algunos, sí, ha sucedido, pero desde el principio. ¿Por qué no decirlo? La crítica, el señalar, expresar las ideas, incomoda al poder, como históricamente le ha incomodado al poder lo que en la universidad se genera, el conocimiento, la crítica, que es una de las obligaciones de la universidad. Y de tanto en tanto eso molesta. Lo sentimos mucho, no lo hacemos con esa intención sino de asegurar que todas las ideas, sin cortapisa y con absoluta libertad, se puedan expresar dentro de esta feria”.

Menos visitas, pero más ventas

Padilla cerró la estimación del número total de asistencia tanto a la Expo Guadalajara, como a la FIL Niños en el Centro Cultural Universitario de la UdeG, y de los presentes en otras actividades culturales complementarias, en unos 251,900 visitantes, “sí, distantes de los cerca de 850,000 que nos estaban visitando en los años anteriores a la pandemia, pero una cantidad muy importante que permitió un extraordinario flujo y manejo y, sobre todo, en la opinión de los editores, con muy buenas ventas que han tenido estos días”. Y es que compartió que a la mitad del encuentro las editoriales presumían ventas entre el 50 y el 60% superiores a lo que vendieron en 2019.

Sin positivos por Covid-19

Marisol Schulz Manaut, directora de la FIL, destacó que el Centro Universitario de Ciencias de la Salud realizó durante el encuentro un total de 2,649 pruebas aleatorias entre los visitantes para conocer posibles casos de Covid-19, de las cuales, dijo, todas resultaron negativas. Asimismo, con ayuda de los hospitales civiles de la capital jalisciense, se realizaron pruebas PCR y antígenos requeridas por los invitados especiales a la feria. Tampoco hubo casos positivos.

En la ceremonia de clausura, el emirato de Sharjah, que será el próximo invitado de honor a la FIL 2022, tomó la estafeta. El presidente de la Autoridad del Libro de Sharjah,  Ahmed bin Rakkad Al Ameri, recibió la responsabilidad de manos del embajador de Perú en México, Manuel Talavera Espinar.

La FIL Guadalajara 2021 en cifras

  • 105’900,403 pesos, el costo de la edición 35 de la FIL.
  • 87’021,487  pesos, los ingresos de este año, un 18% de déficit.
  • 600 escritores de 46 países.
  • 3,000 profesionales de la industria editorial de 37 naciones.
  • 1,500 editoriales con 240,000 títulos.
  • 251,900 asistentes presenciales estimados durante los nueve días de la FIL Guadalajara.
  • 35,000 visitantes en la FIL Niños.
  • 8,300 personas acudieron al Foro FIL para las presentaciones de Perú.
  • 1,423 comunicadores de 273 medios procedentes de 17 países.
  • 18’739,726 usuarios digitales de 30 países atendieron la oferta virtual de la feria.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx

kg