El cáncer de próstata tiene la mayor incidencia en varones mayores de 60 años. En el mundo casi 400 millones de hombres se diagnostican al año y en Latinoamérica es el primero en incidencia y el tercero en mortalidad. En México representa la primera causa de muerte por tumores en hombres por lo que se trata de “un verdadero problema de salud pública”, explica el doctor Héctor Manuel Sánchez López, urólogo oncólogo, actualmente jefe del Servicio de Nefro-urología y Trasplantes del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío (HRAEB), en León, Guanajuato.

Bajo este contexto la investigación sobre el tema y la detección tiene que ser amplia y oportuna pues el cáncer de próstata tampoco es homogéneo, depende mucho de la etapa de la enfermedad y el momento en que se encuentre el cáncer para poder tener mejores resultados.

“Si este cáncer se encuentra en una etapa temprana, cuando apenas está localizado solo en la próstata, las opciones de tratamiento tienen incluso una intención curativa, si los pacientes se encuentran en una etapa metastásica, es decir, que se ha ido a otras partes del cuerpo -como huesos, ganglios, hígado o pulmones- , las acciones de tratamiento son para controlar y paliar”.

Para esta segunda etapa del cáncer los tratamientos son diversos, pero en este momento un estudio clínico ofrece prometedores resultados. El estudio de fase 3 TITAN ha demostrado que el tratamiento combinado de apalutamida con la terapia hormonal estándar mejora significativamente la supervivencia global en pacientes con cáncer de próstata avanzado.

De entrada redujo un 35% el riesgo de muerte en pacientes con cáncer de próstata metastásico sensible a la castración, grupo al que está orientado el tratamiento. Con casi cuatro años de seguimiento, los resultados finales mostraron que este tratamiento proporcionó una mejora estadísticamente significativa de la supervivencia global, independientemente de la extensión de la enfermedad, así como otros datos alentadores que benefician la calidad de vida de los pacientes. Aproximadamente dos de cada tres pacientes siguen vivos después de 44 meses de seguimiento dentro del estudio clínico.

El especialista explica en entrevista que a diferencia de otros tratamientos de décadas atrás, esta nueva indicación significa que mejora la supervivencia de los pacientes con calidad de vida, ahora estos fármacos permiten que la supervivencia sí se prolongue y mejore considerablemente, pues actúan a un nivel más exacto dentro de la célula maligna, cortan e interrumpen la progresión.

En México casi el 75% de los pacientes se encuentran en etapa avanzada de la enfermedad y casi el 40% al diagnóstico están con metástasis, de ahí la relevancia de tener medicamentos innovadores para estas etapas.

Sánchez López explica que por muchos años la recomendación fue dar un bloqueo androgénico, es decir, que mediante una inyección o una orquiectomía (extirpación quirúrgica, total o parcial, de uno o de los dos testículos) se suprime la producción de testosterona, porque de manera coloquial, “es lo que come el cáncer para mantenerse”. Sin embargo, con esta sola alternativa, en algunos pacientes esto era insuficiente.

En años recientes también se había incorporado la quimioterapia y la abiraterona, un fármaco inhibidor de la biosíntesis de andrógenos, ahora se incorpora la apalutamida que es un medicamento vía oral. “Es un fármaco muy bien tolerado que cumple con los criterios que los urólogos queremos de fármacos innovadores. Que no sea complejo administrarlo, que tenga beneficio oncológico (impacto en sobrevida) y calidad de vida”.

¿Cómo poder detectar el cáncer de próstata lo antes posible?

El especialista explica que en México no hay un sistema de screening para cáncer de próstata, es decir, una prueba que se les haga a todos los pacientes al llegar a cierta edad, sin embargo en pacientes que tengan antecedentes o algún síntoma, se busca la detección temprana a través de un antígeno prostático en sangre o un tacto rectal, para identificar nódulos.

Por ello acciones como las de la campaña Mil Luchas Contra Cáncer de Próstata, en la que se pretende conocer más sobre la enfermedad, los tipos de tratamiento, la cobertura en sistemas público y privado, asociaciones, grupos de apoyo y contención emocional, todo a través de la historia de un luchador que cuando se quita la máscara regresa a ser Abelardo y luchar contra la enfermedad, se convierten en una herramienta valiosa que puede ser la diferencia para muchas personas.

Sánchez López dice que faltan muchas acciones dirigidas a la salud masculina para lograr reducir este 75% de enfermedad avanzada a quizá un 7% como lo vemos en Europa, aun así el también autor del Manual de Uro-onco es optimista, pues asegura que cáncer de próstata es de los que más avanza en investigación y que más moléculas se van incorporando en beneficio de los pacientes.

El estudio con Apalutamida se puede consultar en la siguiente liga: https://clinicaltrials.gov/ct2/show/study/NCT02489318

Para conocer más sobre la campaña Mil Luchas Contra Cáncer de Próstata: https://www.milluchascontracancerdeprostata.mx/

nelly.toche@eleconomista.mx