Estudiantes y profesores de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) pidieron la renuncia del director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, debido al de incumplimiento a los acuerdos firmados en 2018, que tienen que ver con el incremento de horas-clase y salarios a los profesores de asignatura, descongelar y abrir a concurso de oposición las plazas de profesor de tiempo completo que han quedado acéfalas y detener la pauperización que ha venido soportando la institución, entre otras demandas que figuran en una carta pública que circula en redes sociales.

Este lunes, desde la cuenta de Twitter de la Asamblea General ENAH (@AG_ENAH), la carta explica los hechos ocurridos el pasado 13 de marzo, durante la manifestación efectuada afuera del Museo Nacional de Antropología en protesta por la “cancelación de 100 materias de la planta docente de la ENAH y para demandar mayor presupuesto”, que intentó ser boicoteada por un grupo de “personas externas a la manifestación” que irrumpieron de manera “violenta” y agredieron físicamente, “en la cara”, a estudiantes y profesores de la institución “que se encontraban cercanos a la puerta” del recinto.

Cabe señalar que la Secretaría de Cultura y el propio INAH enviaron un comunicado en el que negaron la injerencia oficial en el enfrentamiento y señalaron que tenían “completa disposición al diálogo como el medio para resolver cualquier conflicto con la comunidad”.

Sin embargo, la comunidad académica insistió en señalar como responsables a las autoridades del INAH: “Pese a haber hecho público su deslinde de los hechos, siguen siendo responsables de la seguridad e integridad física de estudiantes, profesoras y profesores del instituto del cual somos parte”, se lee en la misiva de la ENAH.

Con punto y seguido, acusan de que la reiterada disposición al diálogo del director del INAH, “solo ha sido de manera aparente, ya que no ha cumplido los acuerdos firmados desde el 2018 y no ha habido soluciones efectivas de la representación del INAH, tras 3 años del supuesto diálogo”.

Demandan también la conclusión de la torre de investigación “que lleva más de 10 años abandonada”, realizar una auditoría tanto a la ENAH como al INAH, recontratar al 40% del personal que fue recortado desde 2019, además de aumentar y transparentar el presupuesto de la escuela.

El Sindicato Nacional de Restauradores del INAH respaldó a la comunidad de la ENAH. Desde la cuenta @INAH_SINAR escribieron: “Consideramos inadmisibles las acciones de violencia hacia l@s estudiantes de la ENAH durante la toma pacífica del MNA del pasado 13 de marzo, mientras manifestaban su rechazo en contra de la pauperización de la que es objeto su casa de estudios.

“Expresamos nuestra solidaridad con l@s estudiantes y exigimos a las autoridades del INAH que se esclarezca la autoría de estos actos; también exigimos el respeto irrestricto a la libertad de expresión y a la integridad física de quienes se manifiesten”.

También el Sindicato de Investigadores del INAH (@inah_académicos) se sumó al apoyo: “Manifestamos nuestro enérgico rechazo a las provocaciones hacia los y las estudiantes de la @ENAH_Oficial, quienes el 13 de marzo de 2021 tomaron pacíficamente las instalaciones del @mna_inah para manifestar el abandono académico y presupuestal en el que las autoridades tienen a las escuelas del Instituto, como lo hemos venido denunciando.

Expresamos nuestra empatía con los y las estudiantes y responsabilizamos a las autoridades por las agresiones a la integridad de nuestros alumnos y alumnas”.

Cómo en otras ocasiones, profesionales de la arqueología y la restauración, a golpe de tuits, han expresado su apoyo a la institución que los formó, como es el caso de Leonardo López Luján, quien escribió: “La Escuela Nacional de Antropología e Historia, una de las más importantes de América Latina, requiere de apoyo urgente. Debe seguir siendo semillero de profesionales de alto nivel en las ciencias antropológicas e históricas”.