El Festival Internacional de Cine de Cannes sirvió de marco para el estreno del documental "Stones in exile" (El exilio de los Stones), que contó con la presencia del vocalista del grupo , Mick Jagger, quien confesó que tomó drogas para evadirse de la fama.

Antes éramos jóvenes, guapos y estúpidos. Ahora sólo somos estúpidos , comentó Jagger al final de la proyección, cuyas entradas estuvieron muy peleadas entre la prensa.

El mítico integrante de las Piedras Rodantes contó que durante la época que refleja la producción fílmica, a mediados los años 70, tomó estupefacientes para evadirse de la fama.

La usaba (la droga) para evadirme de toda esa mierda de la fama y fundar una familia , comentó el artista.

El documental, el segundo que se realiza sobre el famoso grupo británico, tras otro realizado por Martin Scorsese, cuenta el exilio a principios de los 70 del grupo a un poblado de la Costa Azul, en el sur de Francia, para evitar pagar impuestos en el Reino Unido.

El filme, en el que aparecen numerosas entrevistas con Jagger y el guitarrista del grupo, Keith Richards, muestra imágenes inéditas de la agrupación que se instaló en un poblado galo del sur, en abril de 1971.

Entre ellas, algunas escenas familiares captadas en celuloide, así como fotografías y también de conciertos que dieron durante ese periodo en el que Jagger contrajo matrimonio en Saint-Tropez, sur de Francia, con Bianca.

Fue una gran época , comentó Mick a la prensa que le preguntó sobre la música de la actualidad, y su película favorita, Apocalypse now, de Francis Ford Coppola.

Como siempre, ahora hay una buena y mala música , comentó Jagger, quien lució vestido con saco, pantalón de mezclilla y tenis blancos.

En el documental, que se estrenó de manera paralela a una reedición del álbum Exile on main street (Exilio en la calle principal), aparece al final el actor puertorriqueño Benicio del Toro, quien asegura que The Rolling Stones son los mejores .