La selección de España fue recibida por miles de personas en Madrid, luego de su conseguir el título en la Eurocopa 2012. Las calles se pintaron de rojo para recibir como héroes a la Furia Roja.