Decenas de escritores, incluidos algunos premios Nobel como el peruano Mario Vargas Llosa y el turco Orhan Pamuk, hicieron un llamado al gobierno mexicano a esclarecer los ataques a periodistas.

En un desplegado publicado el viernes en el diario El Universal, 170 escritores convocados por PEN International reconocieron el coraje de los periodistas de México, un país que en los últimos años ha visto un incremento en ataques y asesinatos de miembros de la prensa en momentos en que diversas zonas han visto una espiral de violencia atribuida al narcotráfico. Nosotros, escritores de todo el mundo, los respaldamos a ustedes y a todos los ciudadanos de México que claman por que las matanzas, la impunidad y la intimidación se detengan , consigna el mensaje de los autores dirigido a los periodistas y escritores de México.

Hacemos un llamado a este gobierno para que esclarezca los crímenes, persiga y encarcele a todos aquellos que han silenciado a sus colegas y que ahora intentan silenciarlos a ustedes , añadieron.

El desplegado a plana entera también está respaldado por otros premios Nobel como los sudafricanos J.M. Coetzee y Nadine Gordimer, la estadounidense Toni Morrison y el nigeriano Wole Soyinka, además de otros escritores reconocidos como Salman Rushdie, Paul Auster, Jonathan Franzen y Margaret Atwood. Respetar y proteger los derechos de todos los ciudadanos es una obligación del gobierno mexicano , indicaron los múltiples autores.

Otros escritores que se sumaron al texto son el argentino Ricardo Piglia, el chileno Antonio Skármeta, el inglés Martin Amis y la española Almudena Grandes.

Una delegación del PEN tiene previsto realizar el domingo un acto público en la ciudad de México para protestar por la desaparición de periodistas y por la libertad de expresión.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH) ha registrado el asesinato de 75 periodistas entre el 2000 y el 2011, aunque grupos de prensa difieren en cuanto a la definición de periodista en las cifras de homicidios.

Las relatorías para la libertad de expresión de la ONU y de la OEA consideran a México como el país más peligroso para ejercer el periodismo en el continente.