El talentoso músico y artista inglés Brian Eno por fin llegó a México, luego de que múltiples obstáculos se interpusieron en su camino: primero la influenza hace un año, luego la falta de apoyos del sector institucional del arte y, este año, cuando todo parecía resolverse, a un volcán islandés se le ocurrió hacer erupción en el mes de abril propiciando el cierre de varios aeropuertos en Europa más algunas huelgas de British Airlines y la cancelación de su vuelo a México. Pero esta historia tiene un final feliz.

Eno ya visitó su instalación 77 millones de pinturas que se expone en el Museo Anahuacalli, y dijo que la puede ubicar entre sus tres favoritas de las que se han hecho en el mundo con su obra; hoy presentó en México su más reciente producción discográfica titulada "Making Space" (Independent Recordings, 2010) y hoy dará una conferencia pública en el Teatro de la Ciudad.

Sus preguntas complejas me ponen serio

Eno es uno de los pilares de la música electrónica y también un artista visual. Viste cómodo: pantalones de mezclilla negros y camisa del mismo color debajo de un suéter ligero con una tonalidad entre azul y gris. Tiene el ceño atento, sus ojos claros detrás de unos firmes anteojos de color negro enfocan a los periodistas. Su mirada es compasiva y seria.

En rueda de prensa lució sonriente, cómodo y atento, aunque advirtió: Las preguntas son muy complejas, me ponen un poco serio pero juro que soy más buena onda, muy simpático .

Sus respuestas fueron también complejas, salvo cuando se le preguntó sobre cuándo vendrá a tocar a nuestro país y sobre si los conciertos altruistas que ha organizado en el mundo entero han tenido alguna repercusión. A lo que contestó:

La primera cosa no la sé, y la segunda, tampoco , dijo

Otras respuestas fueron menos concisas.

Para mí sexo, drogas, rock&roll y religión son formas de la voluntad de rendición, que yo traduciría como sensualidad, intoxicación, arte y espiritualidad –dijo-.

Es como cuando al surfear, oscilamos entre el control y el flujo; también al hacer el amor, bueno, aquellos que se precien de tener un poco de talento .

Los seres humanos nos sentimos orgullosos de las capacidades con que contamos y con las tecnologías que tenemos a nuestra disposición, eso hace que nos guste el control pero nuestra propia vida escapa a éste, entonces tenemos que improvisar .

Justo en esa habilidad para improvisar, Eno coloca la importancia de ese dejarse fluir y optar por rendirse, por deponer el deseo de control y dejar de ser un yo para ser un nosotros , afirma.

Y esta habilidad de rendirse o es algo que intenta llevar a su arte en obras como su instalación 77 millones de pinturas y con su música, incluido el disco Making Space.

La crisis del arte siempre es algo muy bueno, me gusta, amo la crisis, creo que sirve para repensar el arte y para revolucionarlo , como ha intentado hacer en sus obras tanto musicales como audiovisuales.

Cuando pienso en la música me interesa crear paisajes de escape, no historias, sino espacios psicológicos , apuntó.

[email protected]

A detalle

Inició su carrera en el grupo Roxy Music.

Su carrera en solitario, caracterizada por la experimentación, partió del Art Rock para llegar a la música Ambient, término que acuñó a partir de sus álbumes Music for Airports.

Ha sido colaborador y productor de grupos como Talking Heads, David Bowie, U2, John Cale, Laurie Anderson y Coldplay, entre otros.

Una noche con Brian Eno

Martes 15 de junio, 20 hrs

Teatro de la Ciudad (Donceles 36, Centro Histórico)

$124 a $418, vía Ticketmaster

77 millones de pinturas

Museo Diego Rivera-Anahuacalli (Calle Museo 150, Coyoacàn)

Martes a domingo: 10 a 17:30 hrs

Estará abierta hasta el 4 de julio.