El antiguo cementerio de San Sebastián, en Porto Ercole, pequeña y pintoresca ciudad toscana, resguardan los restos del célebre pintor Caravaggio, quien murió de una insolación mientras huía de Roma tras ser condenado a muerte por asesinato.

De acuerdo con información dada a conocer en Ravena por especialistas que durante un año estudiaron los restos hoy confirmados de Michelangelo Merisi (1571-1610), su verdadero nombre, el genio de la pintura barroca padecía de neurosífilis y saturnismo.

La primera enfermedad es una especie de sífilis que puede provocar delirios y la segunda, llamada también afectaba mucho a los pintores de la época por su contacto con el plomo que contenían algunos tintes.

Ambas debilitaron su organismo y facilitaron la muerte por el calor.

Descubiertos 400 años después de su deceso, los expertos encabezados por Silvano Vincenti confirmaron que el maestro del claroscuro murió en su huida de Roma en Porto Ercole, dominado entonces por soldados españoles, que lo habrían enterrado en secreto.

El peritaje inició hace un año con la exhumación de una fosa común del mencionado cementerio, donde en 1956 fueron trasladados restos óseos del viejo camposanto. Los reactivos aplicados conformaron que una de las muestras cumplía las características del genio milanés.

La prueba del carbono 14 reafirmaron que se trataba de un individuo que vivió entre 1522 y 1647, y otras lo ubicaron como un ser de entre 1.73 y 1.76 metros de altura, muerto entre los 37 y 43 años de edad.

En seguida se aplicó una prueba de ADN (ácido desoxirribonucleico) comparada con una descendiente de la hermana del pintor, Caterina Merisi, pero tuvo que ser ampliada a otras personas con ese apellido o su derivado Merisio.

Aunque los resultados no fueron concluyentes, los científicos establecieron que se puede confirmar con 85 por ciento de certeza que se trata de los restos de Caravaggio.

El grupo formado por científicos de diversas universidades italianas tiene como su probable próximo trabajo de investigación a Leonardo da Vinci.