Dicen los que saben, de verdad, que la máscara es a la lucha libre como la lucha libre al Santo, el ídolo de las multitudes. Aún con el paso de los años, la relación entre el enmascarado de plata y el deporte-espectáculo no morirá jamás. Ya está escrito en el tiempo.

Este domingo, 5 de febrero, se conmemora el 28 aniversario luctuoso de uno de los hombres más destacados de Tulancingo, Hidalgo, su tierra natal.

Luego de llegar a la Ciudad de México, la figura nacida bajo el signo de acuario incursionó en el béisbol y futbol americano. Hacer deporte era una de sus pasiones.

La ficha técnica que compartió en 2010 el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a propósito de la presentación del libro Imágenes de El Santo, señala:

A mediados de los años cincuenta comenzó a entrenar en la Arena Coliseo de Guadalajara, Jalisco, con Cuauhtémoc, el Diablo, Velasco, que le ayudó a pulir su estilo. Quien comenzó haciéndose llamar Rudy Guzmán, El Hombre Rojo, El Enmascarado, El Demonio Negro y El Murciélago, incluso fue desenmascarado con este nombre, se convirtió en 1942 en El Santo .

El especialista Rafael Olivera, El Arbitro, gusta de compartir la anécdota de cuando lo miró por primera vez sobre el ring, un 6 de septiembre. Ese día, un enmascarado se hincó en una de las esquinas a rezar. Luego subió su rival en turno, Lobo Negro, un tipo sumamente rudo . Su debut lo hizo con una victoria.

Esa tarde vimos nacer al hombre que iba a revolucionar la lucha libre: El Santo, que inició la contienda derrochando un salvajismo extremo y en menos de tres minutos el mismo público que le había aplaudido le chifló , menciona en Memorias de Lucha Libre.

El Cavernario Galindo, Black Shadow, Blue Demon o Gori Guerrero compartieron los cuadriláteros con él en aquellos años dorados.

SU PASO POR EL CINE

Formas para recordar a una persona fallecida hay muchas. Una de ellas es por su legado profesional. En su caso, al cine también le dedicó mucho tiempo y grabó 59 cintas.

Estudios profesionales sobre el tema existen muchos, el llamado género de luchadores. El Santo fue un superhéroe de carne y hueso que pasó de la vida real a la ficticia. Su chispa dentro de los encordados motivó a varios guionistas para que lo enfrentaran lo mismo con vampiros asesinos o seres de ultratumba que contra perros salvajes, apoyado solamente de su técnica luchística y en ocasiones de sofisticadas armas superpoderosas.

Si otras naciones se jactan de tener grandes personajes que les resuelven la vida, lo cierto es que casi todos fueron inventados primero sobre un papel y luego tomaron vida con efectos especiales que sorprenden irremediablemente. Sin embargo, desde México se puede gritar que el enmascarado, aliado de la justicia y portador de elegantes capas, es orgullo ciento por ciento nacional.

En la cinta Santo contra los villanos del ring, durante la escena de enfrentamiento en la vieja Arena México, su rudo contrincante lo golpea fuerte. Después de varios minutos se observa que le hacen una llave, de esas prohibidas. Entre el público se encontraba otro grande, Wolf Rubinsky, que a pesar de tener cierta preocupación dijo a su acompañante que deseaba subir a auxiliarlo: Santo no necesita la ayuda de nadie .

En Santo contra la mafia del vicio el gladiador se asolea plácidamente en alguna playa del puerto de Acapulco con todo y máscara y un short amarillo. Después, en algún momento de acción, se le mira aventarse un clavado con buena técnica echando el cuerpo hacia adelante. Sale del agua y nada como si nada.

Algunas frases de los guiones son de antología. Un ejemplo: Es una leyenda, una quimera. La encarnación de lo más hermoso. El bien y la justicia… ese es el enmascarado de plata .

EL ADIÓS DE UNA ESTRELLA

Víctima de un infarto, el ídolo de ídolos murió el 5 de febrero de 1984 luego de haber participado en un acto en el Teatro Blanquita. La crónica de la ceremonia fúnebre puede mirarse en http://www.youtube.com/watch?v=iUFXJCA1ykc.

A 28 años de su muerte, El hijo del Santo le organizó diversas actividades. Entre ellas la exposición Santo, la leyenda de plata, en el Centro Cultural del México Contemporáneo, ubicado en LeandroValle número 20, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. La entrada es gratuita de 10:00 a 18:00 horas.

Si usted acude este domingo 5 de febrero, a las 13:30 horas, tendrá la opción de encontrarse con el heredero del Santo que acudirá a repartir autógrafos. Si no les posible, tiene como límite el 10 de febrero, que es el último día de exhibición.

El Santo no ambiciona nada, Gracias a Dios lo tuve todo. Como luchador creo que llegué a lo máximo , dijo alguna vez al reportero Jaime Mausann, el de los ovnis. Y así fue.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx

apr