El Premio Nobel de Química 1995, Mario Molina, falleció este miércoles 7 de octubre, a los 77 años de edad, confirmó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La Máxima Casa de Estudios lamentó el fallecimiento del científico mexicano a través de sus redes sociales.

Mario Molina Pasquel Henríquez recibió el Premio Nobel de Química 1995 junto con el investigador estadounidense Frank Sherwood Rowland y el químico holandés Paul Crutzen. 

Con este galardón, se reconoció su investigación de los efectos de los CFCs sobre el agotamiento de la capa de ozono en la estratosfera.

Sus estudios llevaron a la creación del Protocolo de Montreal de las Naciones Unidas: uno de los primeros tratados internacionales para detener el adelgazamiento de dicha capa y los efectos que esto tendría sobre la atmósfera de la Tierra y la vida.

¿Quién fue Mario Molina?

Mario Molina nació el 19 de Marzo de 1943 en la Ciudad de México. Comenzó sus estudios universitarios en Ingeniería Química en la UNAM y se graduó en 1965.

Viajó a Europa a estudiar en la Universidad de Freiburg en Alemania y en la cual dedicó casi dos años a la investigación cinética de polimerizaciones.

En 1967 regresó a México como educador asistente en la UNAM y posteriormente se trasladó a California para completar sus estudios de posgrado de fisicoquímico en la Universidad de Berkeley en 1972. Dos años después Mario Molina obtuvo el post Doctorado en investigación en la Universidad de Irvine.

Molina trabajó como profesor de la Universidad de Irvine en California por varios años. En 1989 reanudó su carrera pedagógica y formó parte del Departamento de Ciencias Atmosféricas, Planetarias y de la Tierra del Instituto de Tecnología de Massachussets. En 1994 prestó su servicio al Comité Asesor en Ciencias y Tecnología del presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton.

Además del Nobel, Mario Molina recibió muchos premios y reconocimientos, entre ellos está el Doctor Honoris Causa de distintas Universidades, incluyendo por supuesto el conferido por la UAEH el 6 de junio de 2002; el premio Tyler de Energía y Ecología; el Premio Global 500 del programa del Medio Ambiente de la ONU; y el premio Esselen de la sociedad Química de Estados Unidos; medalla de la NASA, entre otros.

kg