“En ciudades como México, el ojo seco puede tener una penetración en más de 75% de la población debido a la contaminación, la alta exposición a pantallas, dispositivos electrónicos, climas cambiantes y antidepresivos, entre otros”, explicó Rosario Gulias, doctora en Biología Celular y oftalmóloga de Alcon México.

En el marco del día mundial de la visión, celebrado este 10 de octubre, dijo que éste es un padecimiento al que se le da poca importancia, los casos leves y moderados no se atienden y “esto es un grave error”, mientras que los severos normalmente están asociados con enfermedades como lupus, artritis reumatoide, sistémicas, entre otras; sin emabrgo, curiosamente, tienen mayor probabilidad de ser atendidas.

De acuerdo con el reporte A Global Market Analysis for 2015 to 2021, cerca de 344 millones de personas en el mundo sufren síntomas de ojo seco; incluso este padecimiento ha sido catalogado como una pandemia, ya que cerca de 80% de las personas sufrirá de ojo seco en algún momento de la vida.

Contrario a lo que parece, la especialista aseguró que no atender el padecimiento impacta notoriamente en la calidad de vida, ya que tiende a confundirse con síntomas comunes; sin embargo, según el estudio Utility assessment among patients with dry eye disease, el impacto de la enfermedad puede ser comparable con una angina de pecho e incluso con una fractura de cadera.

Tratamiento

Al ser una enfermedad subdiagnosticada, es importante hablar de tratamientos. Éste debe restablecer el agua del ojo y los lípidos.

Aparentemente todas las gotas para ojo seco funcionan igual; sin embargo, conocer sobre la estructura del ojo permite entender que un humectante no resuelve el problema de fondo.

Hoy la ciencia a cargo de Alcon ha integrado gotas oftálmicas con nanotecnología, lo que implica que, con su aplicación, partículas muy pequeñas pueden dispersarse en un área de superficie mucho mayor, en todas las capas de la película lagrimal y reparando los factores desencadenantes.

“Lo que estamos haciendo es utilizar nueva tecnología para una enfermedad muy frecuente y poco diagnosticada”, explicó la doctora Gulias en entrevista. “Este respaldo de innovación e investigación permite un tratamiento muy avanzado para el ojo seco y a la vez accesible, pues la dosis es también significativamente menor a la de otras gotas, lo que también ayuda al apego del tratamiento”.

La especialista recomendó una revisión al menos una vez al año, pues recordó que la mayoría de las patologías puede ser tratada con éxito al detectarla a tiempo.

[email protected]