El 1 de julio, Litzia Beltrán comenzó su video del día denunciando a un foro de discusión de videojuegos, donde diversos usuarios la había estado acosando: Estas personas me estuvieron siguiendo hasta que vieron en donde vivía, incluso se metieron al lugar en el que vivo y estuvieron sacando fotos y publicaron mi información en Internet, incurriendo en un delito. Sabemos quién lo hizo y voy a presentar las pruebas en este video , dice la periodista.

Y entonces Litzia, periodista de videojuegos, nos cuenta una historia que parece inspirada en un capítulo de CSI; dice que un grupo de usuarios del foro de discusión intercoin.mx infringió la ley y atentó contra su seguridad al exhibir sus datos personales, como la ubicación de su domicilio y los horarios de sus rutinas.

Todo comenzó como una serie de ataques a la persona y quehacer profesional de Litzia, que fueron subiendo de temperatura hasta llegar a exhibir fotos de ella (que dan la apariencia de que estaba siendo seguida) y del coche que usa, y un video tomado dentro de un área común de la unidad habitacional en donde ella vivía, que iban acompañadas con comentarios de diversos usuarios como: Mañana pasaré a tomar fotos acosadoras a mi hora de ejercicio . Por cierto, un cerrajero me dijo que sí puede sacar una llave de una foto . Según Litzia, también recibió de manera indirecta comentarios que decían que iban a entrar a su casa a robar o a darle un susto.

En su video, Litzia expone fotos, apodos y nombres de los implicados, según la investigación que ella realizó: No sé si lo pensaron así o no, pero atentaron contra mi seguridad .

La voz de los implicados

En el canal de YouTube Theundertaker se posteó un video el 6 de julio en respuesta a la denuncia de Litzia: El foro no se dedica a acosar personas. Es una comunidad. Y si alguien hace una pendejada, el foro busca reírse de él (...) Nadie del foro te empezó a acosar. Y lo que me molesta mucho a mí, personalmente, es que hayas puesto mi imagen como un acosador cuando yo ni siquiera vivo en la Ciudad de México .

El usuario del video, uno de los tantos a los que Litzia señala, dice además que nadie subió información personal de la periodista: Tu pones información tuya, a qué Oxxo vas, a qué Starbucks vas (...) . Y pide que se retire su foto y asegura que los nombres que ella da son de gente que no tuvo nada que ver en los hechos que Litzia describe en el video.

Indica también que las fotos que aparecieron de ella en el foro no fueron producto de un seguimiento, sino que fue un usuario del foro que, saliendo de su trabajo, casualmente se la encontró cerca de un Oxxo.

Los argumentos anteriores van acompañados de comentarios que denuestan el trabajo profesional de la susodicha y su estilo de vida, al tiempo que se dice que las acusaciones que ella hace son producto del enojo a la crítica y a su hambre de notoriedad, por eso arremetió en contra de quien pudo, incluso contra los administradores del foro.

El protagonista del video acepta que un usuario del foro Ninty Ramone fue quien grabó el video, pero que no incurrió en delito alguno, puesto que estaba en un área común del edificio donde habita Litzia.

El abogado penalista Rodolfo Islas Valdés, socio de la firma Islas-Moya-Salinas-Madero, nos comenta las implicaciones legales al respecto: El video con respecto al ingreso en el domicilio sirve como prueba para acreditar el allanamiento, salvo que la persona que lo grabó haya tenido la autorización de alguno de los condóminos .

Y agrega que los comentarios que Litzia describe, junto con las fotos y el video, constituyen la herramienta del delito de amenaza: Esos comentarios son el mecanismo que utilizan para generar el amedrentamiento y la zozobra psicológica, son comentarios cuya finalidad es causar temor en la persona .

Al preguntarle si la intención cuenta o si hace diferencia el que ese material esté en un foro en el que ella no estaba registrada, nos contesta: El delito de amenaza lo que contempla es que hay un sujeto que está generando temor en el aviso o al comunicar la intención de ocasionar un daño, independientemente de si lo hacen o no. El temor es la materia de las amenazas. La víctima lo que va a sufrir es una alteración en su estructura psicológica. El susto lo están generando, si dijera que es broma, bueno, pues su broma está generando un miedo .

Con respecto al video de respuesta que se encuentra en el Canal de YouTube del usuario Theundertaker, sobre la posibilidad de calumnia, ya que Litzia podría tener datos erróneos de los que ella considera como agresores, Rodolfo nos revela lo siguiente: El hecho de hacer una imputación en contra de una persona no es un delito como tal, porque la difamación y la calumnia ya no constituyen un delito en la Ciudad de México, pero sí pueden generar alguna afectación o perjudicar el principio de presunción de inocencia. Ella hizo una investigación particular, pero pues no siempre es un resultado real, no sabemos si fueron o no .

Fuentes cercanas a la periodista dicen que ella había ido al Ministerio Público a interponer una denuncia, pero había muchas lagunas en la ley para estos casos. También nos comentaron que ya no vivía en la CDMX. El Economista intentó contactar a Litzia; al cierre de esta edición no hemos tenido respuesta.

@faustoponce