En el marco de la Cumbre Mundial sobre Biodiversidad (COP 13) que se realiza en Cancún, el presidente Enrique Peña Nieto decretó la creación de cuatro nuevas áreas naturales protegidas que suman en conjunto 65 millones de hectáreas.

Las nuevas reservas de la biósfera son: las islas del Pacífico y sus aguas adyacentes en la costa occidental de los estados de Baja California y Baja California Sur (1.2 millones de hectáreas); el Pacífico Mexicano Profundo, una gran franja marítima, por debajo de los 800 metros de profundidad, que va de Chiapas a Nayarit y el área alrededor del Archipiélago de Revillagigedo (57.8 millones de hectáreas), así como el Caribe Mexicano, cuya mayor parte de su superficie marítima frente a la costa de Quintana Roo (5.7 millones de hectáreas) protegerá 50% del sistema de arrecifes mesoamericano.

La cuarta área natural protegida es la Reserva de la Biosfera de la Sierra de Tamaulipas, que abarca 308 hectáreas decretadas y es uno de los sitios con mayor capital natural del estado y un lugar representativo de varios ecosistemas del país, aseguró el mandatario.

Asimismo, las cinco nuevas Zonas de Salvaguarda son los Arrecifes de Coral del Golfo de México y Caribe Mexicano; la Plataforma de Yucatán y Caribe Mexicano, en las costas de Quintana Roo, Yucatán y el norte de Campeche; toda la península de Baja California y sus aguas adyacentes (todo el Mar de Cortés y el litoral del Pacífico); los 142 manglares en todo el país (8.6 millones de hectáreas), dentro de la Lista de Humedales de Importancia Internacional (Convención Ramsar), de los cuales la mayoría se encuentra en las costas, así como la Sierra de Tamaulipas: 308 hectáreas decretadas Reserva de la Biósfera. Es uno de los sitios con mayor capital natural del estado y un lugar representativo de varios ecosistemas del país.

La quinta Zona de Salvaguarda es la Región Selva Lacandona, catalogada como el gran pulmón de México y una de las reservas de agua más importantes del país. Ésta es la quinta donde no se prohíbe la exploración y explotación de hidrocarburos.

El reto para el 2020 que se ha trazado México es seguir avanzando en ese camino, con la meta de proteger 17% de la superficie territorial del país. Actualmente, las 181 Áreas Naturales Protegidas (ANP) que se han decretado representan 13.7% de todo el territorio nacional.

Rafael Pacciano Alamán, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales dijo en entrevista al término de la ceremonia que el gobierno federal está abocado a garantizar que los decretos firmados sean realmente operativos, con presupuestos asignados que garanticen contar con los medios humanos y técnicos para salvaguardar la enorme superficie de reserva natural que ha alcanzado México.

En el caso de la Reserva de la Biósfera del Caribe mexicano, afirmó que se tiene una asignación presupuestal de 130 millones de pesos anuales para los próximos cuatro años, además de que para el resto de las ANP hay acercamiento con la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), la cual ha anunciado una Bolsa de 10 millones de euros para fondear la protección natural en México, por lo que se buscará aterrizar esos fondos en los próximos meses.

Críticas

A nivel estatal, diversas organizaciones ambientalistas criticaron duramente desde un principio la iniciativa federal de decretar zonas tan amplias de protección natural sin siquiera existir financiamiento suficiente para mantener las áreas naturales protegidas ya existentes actualmente.

El director del área natural protegida del Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, Jaime González Cano, reconoció hace unas semanas que el recorte presupuestal del gobierno federal obligó a recortar aún más las ya de por sí escasas plazas de vigilancia y supervisión con las que contaban, además de que enfrentan carencias de equipamiento y embarcaciones para las labores de vigilancia en este parque marino.

Proteger la biodiversidad, obligación moral

Cancún, Qro. El presidente ?Enrique Peña Nieto precisó que en lo que va de su mandato ya se alcanzó la protección de 91 millones de hectáreas en territorio nacional: 70 millones correspondientes a zonas marinas y 21 millones a zonas terrestres.

Lo que hoy estamos declarando es la mayor extensión que nunca antes se haya declarado por parte de un gobierno, asumiendo nuestra responsabilidad con la protección y cuidado del medio ambiente. Es un paso histórico en la definición que hoy toma el gobierno de la República para preservar zonas marinas y terrestres. Y asumir con toda responsabilidad los compromisos que hemos hecho ante Naciones Unidas e, incluso, ir más allá de ello , aseguró.

Al participar en la COP13, explicó que entre los desafíos del país se destaca consolidar más actividades agropecuarias que conjuguen desarrollo económico, inclusión social y protección ambiental.

Son tres los elementos centrales que deben deparar a la realización de cualquier actividad económica hacia el futuro; ésta, la de cuidar nuestro entorno, la de lograr la inclusión social, pero también, sobre todo, la de hacer posible el desarrollo y crecimiento económico, armonizándolo con la protección a nuestro medio ambiente , expresó ante representantes de 196 países.

Desde su óptica, se debe proteger la biodiversidad no sólo porque es lo correcto, sino sobre todo porque se trata de una obligación moral.

La única forma de garantizar un presente y un futuro más limpio y seguro para todos es mediante un verdadero desarrollo sustentable , dijo y consideró que se ha alcanzado un punto en el que o cambiamos nuestra forma de vida para detener la pérdida de la biodiversidad global, o esta pérdida va a cambiar para siempre nuestra forma de vida . (Con información de Rolando Ramos)

[email protected]