A pesar de que la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) no recibe un apoyo de 18 millones de pesos (que esperaban fueran etiquetados dentro del Presupuesto federal) y de que su presidente Jorge Sánchez renunciara a su cargo días después de presentar una imagen renovada de la institución, su actual dirigente, Juan Antonio de la Riva, pide no hacer dramas.

No vería la situación con fatalidad ni estamos desesperados, sí, no recibimos el dinero que esperábamos… pero creo que los cambios administrativos de sexenio son favorables para que la academia continúe , dijo el cineasta.

Juan Antonio de la Riva, quien lleva varios años dentro de la Academia, se mostró confiado en la situación del presupuesto se solucione pronto, pues es su prioridad y el motor para seguir trabajando.

Ya hablamos con el Conaculta y con el Imcine, y creo que habrá una solución. Pues hay que recordar que Rafael Tovar y de Teresa (actual Presidente de Conaculta) cuando se reformó la Academia en 1998 era buscar la autonomía económica de la Academia y espero que nos ayude, aunque es verdad que hoy no se ha resuelto .

Los planes de la Academia presentados por Jorge Sánchez (hoy, Director del Instituto Mexicano de Cinematografía) en diciembre del año pasado eran ambiciosos y buscaba ser más que una institución que entregue una estatuilla; buscaba defender, difundir y rescatar al cine mexicano con diferentes acciones que podrían impactar de manera determinante a la industria.

Sin embargo, todo dependía de que los diputados aprobaran el presupuesto, la Academia solicitó un apoyo de 18 millones 750,000 pesos, pero no fueron etiquetados esos recursos pese a que Jorge Sánchez (Director entonces de la Academia) se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto a quien le comunicó las carencias de la comunidad.