Con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) como conducto, el domingo pasado, México presentó ante la Coalición para la Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por su sigla en inglés), con sede en Oslo, Noruega, cuatro proyectos con potencial para el desarrollo de vacunas contra los efectos del virus SARS-CoV-2 en humanos, en busca de uno o varios financiamientos que permitan optimizar los avances de dichos proyectos y generar viabilidad para el desarrollo oportuno de una vacuna en nuestro país en el menor tiempo posible.

Así se dio a conocer la mañana de este lunes, en conferencia vía remota, encabezada por los secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y de Salud, Jorge Alcocer, en la que también tomaron parte representantes de los cuatro proyectos colectivos de vacunas para compartir con la opinión pública el estatus y la propuesta de cada uno.

El Instituto de Biotecnología de la UNAM, encabezado por los doctores Laura Palomares y Octavio Tonatiuh Ramírez, presentó un proyecto de vacuna basada en tecnología recombinante con una base desarrollada con anticipación para el combate contra los virus de zika y dengue. De obtener el financiamiento, este equipo espera alcanzar el mercado en 18 meses.

“La gran ventaja de esta tecnología es que nunca se requiere manejar el virus vivo. Es muy rápido poder generar nuevas vacunas, por eso apostamos por esta plataforma”, refirió la doctora Palomares.

La empresa especializada en el desarrollo de vacunas para uso veterinario, Avimex, a través de su director general, Bernardo Lozano-Dubernard, presentó un proyecto basado en un vector replicante con el ambicioso objetivo de comenzar su aplicación entre noviembre de este año y comienzos del próximo, si las pruebas clínicas resultan satisfactorias.

“Este proyecto tiene ventajas, como la rapidez, porque ya hay mucha información de inocuidad en animales y humanos; otra es la infraestructura: nosotros podemos producir unos 5 millones de dosis por semana”, refirió el representante de Avimex.

El Tecnológico de Monterrey y la Universidad Autónoma de Baja California presentaron una propuesta de vacuna basada en ADN, que actualmente se encuentra en pruebas preclínicas. Especificaron que la petición a la CEPI para este desarrollo fue de 110 millones de dólares. Con ese financiamiento, confirmó el doctor Manuel Aguilar, especialista en biología molecular, las pruebas clínicas podrían iniciar en noviembre de 2020 y, de cumplirse las metas, la aprobación para su uso generalizado se daría en octubre del próximo año, con un lote inicial de hasta 160 millones de dosis y capacidad para producir 20 millones mensuales.

A través de su rectora, Teresa García Gasca, la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), presentó un proyecto de vacuna basada en la producción de proteínas recombinantes quiméricas con las que se espera iniciar la etapa preclínica en las próximas semanas. La solicitud fue de 49 millones de dólares.

“La experiencia nos ha dicho que este tipo de secuencias repetidas puede generar alta inmunogenicidad, entonces, esperamos tener una vacuna de excelente respuesta en el ser humano”, refirió la rectora.

El canciller Ebrard calificó de “estratégico y fundamental” el promover el desarrollo de una o varias vacunas en el país para su aplicación inmediata en escala masiva y no depender de la capacidad de suministro de terceros, misma que podría retrasar la llegada de un posible producto hasta mediados del 2021. Anticipó que a pesar de la respuesta de la CEPI para cada una de las propuestas, estas recibirán un respaldo financiero del gobierno para garantizar la continuidad de los proyectos.

“El otro camino sería esperar a que alguien más lo haga y que, por el peso relativo de México, tratemos de conseguir los desarrollos de otros países (...) Es muy importante que México asuma y decida que en lo sucesivo siempre tendremos como primera posición el que se puede y debe desarrollar este tipo de vacunas”, explicó Ebrard.

México en la CEPI

México se comprometió a apoyar a la CEPI en el desarrollo de la vacuna desde mayo pasado. Como parte del consejo de inversionistas, tiene voz y voto en la Coalición. Hasta el momento, la CEPI financia nueve proyectos para el desarrollo de la vacuna del Covid-19 y está por incorporar a tres proyectos más.

Instituciones y empresas que desarrollan los proyectos

• Instituto Mexicano del Seguro Social

• Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN

• Instituto de Investigaciones Biomédicas UNAM

• NextWaveBio

• Laboratorios Liomont

• Laboratorio Nacional para la Producción y Análisis de. Moléculas y Medicamentos Biotecnológicos (LAMMB)

• Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán

[email protected]